García Rubio valora que la decisión de Bolivia sobre la filial de Red Eléctrica de España está "dentro de su legitimidad"

El secretario federal de Economía y Trabajo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, ha manifestado hoy sobre la nacionalización de la filial boliviana de REE que “se enmarca dentro de la decisión legítima de un gobierno, en este caso el boliviano, de recuperar el control sobre el transporte de energía eléctrica en su país”. Para García Rubio, el papel que debe jugar el Ejecutivo español ante esta situación sería el de “contribuir a un acuerdo entre ambas partes para resolver los problemas ligados a la indemnización correspondiente por esta decisión para que nadie salga perjudicado”.

El responsable económico de IU explica que “desde nuestra formación siempre hemos defendido que cada Estado debe mantener el control sobre los sectores estratégicos de su economía y a ello deben ir encaminadas las políticas de sus respectivos gobiernos. Entendemos que esta idea es válida para España y para cualquier otro Estado. El transporte y la distribución de energía eléctrica es uno de esos sectores estratégicos, ya que de su adecuado funcionamiento depende el conjunto de la economía”.

García Rubio recuerda que las primeras manifestaciones realizadas por portavoces del Ejecutivo español han descartado que el paso dado por el Gobierno boliviano signifique un ‘ataque económico contra España’, “valoración sobre la que desde Izquierda Unida estamos de acuerdo porque refleja adecuadamente la realidad y la normalidad con la que deben tomarse decisiones económicas de esta naturaleza”, indica.

En esta misma línea, indica que “los próximos pasos a dar por los responsables económicos del Ejecutivo de Mariano Rajoy, y también por el Gobierno de Bolivia, deben encaminarse a que no haya un deterioro de las tradicionales relaciones económicas entre ambos países, además de preservar las relaciones de amistad entre ambos pueblos. Lo que está claro es que sobran los aspavientos inútiles de cara a la galería como los producidos en el caso IPF”.

El secretario federal de Economía y Trabajo de IU detalla que “en el caso que nos ocupa del modelo de transporte y distribución de la energía eléctrica, en lo que se refiere a España la propia empresa matriz de la ahora intervenida en Bolivia, Red Eléctrica de España, es una de las pocas que, afortunadamente, quedan en nuestro país bajo control público efectivo. Aunque la participación del Estado español en su capital sea de un 20%, se trata de un paquete suficiente para controlar la gestión y las decisiones  estratégicas de la empresa”.

“Eso indica –valora García Rubio- que hasta los sucesivos gobiernos españoles, pese al dogmatismo privatizador neoliberal con el que han actuado en la mayoría de los casos, han considerado la necesidad de intervenir y mantener el control en este sector. Lo que esperamos es que esta postura se mantenga en el tiempo y las medidas liberalizadoras anunciadas por el Gobierno de Rajoy, y de las que el próximo viernes dará nuevos ejemplos, no supongan que se vuelven a expropiar importantes intereses económicos de la sociedad española para ponerlos al servicio del negocio de particulares y de compañías privadas”.


(En la foto, Jose Antonio García Rubio)