Análisis de los Presupuesto Generales del Estado 2013

Los presupuestos del Gobierno originan más paro y pobreza y agravan la crisis

Los PGE de 2013 recortan de nuevo el gasto público con la finalidad de cumplir los objetivos de déficit y las condiciones impuestas por la “troika” (Comisión Europea, FMI, BCE), pero reconocen un aumento en el pago de los intereses de la deuda por más de 38.000 millones de euros, destinados a tapar los agujeros de los bancos. Se considera prioritario el pago de la deuda, antes que las necesidades en Educación y Sanidad, de acuerdo con el sentido de la reforma del art. 135 de la Constitución, pactada entre PSOE y PP.

Estamos ante unos Presupuestos que atentan contra la soberanía nacional y la capacidad del Parlamento para decidir la política económica del país.

Estamos ante unos Presupuestos que reinciden en el fracaso político. Más recortes y ajustes, que ya inició el Gobierno del PSOE en mayo del 2010, pero aumenta el paro (450.000 parados más desde que gobierna el PP) y se agrava la recesión económica.

Los Presupuestos de 2013 son antisociales
El único gasto social que aumenta es el de las pensiones, pero es porque  aumenta el número de pensionistas. El Gobierno, sin embargo, no quiere confirmar la revalorización de las pensiones, según el aumento del coste de la vida, que previsiblemente superará el 3%. Se guarda esta decisión hasta después de las elecciones en Galicia y Euskadi, lo que parece apuntar a que no se aprobará la revalorización, produciendo una notable pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas, agravando las consecuencias del .repago de los medicamentos y otras medidas.

- Ha aumentado el IVA, perjudicando esencialmente a los sectores populares.
- La congelación de las retribuciones de los empleados públicos constituye un grave atentado sobre su poder adquisitivo.
- Se rebaja la partida para las prestaciones por desempleo, que hace prever que los 450 euros de ayuda dejarán de abonarse el próximo mes de febrero cuando caduca el actual. Además de ello, se modifican las condiciones para las prestaciones, se suprime el subsidio especial para mayores de 45 años y el pago del 35% de las cotizaciones a la S. Social de los desempleados.
- Se disminuyen los recursos dedicados a aplicar la Ley de Dependencia y los gastos del Estado en Sanidad, Educación, y Cultura. Las CC.AA. verán reducidos sus ingresos tributarios en un 24%, lo que origina con toda seguridad nuevos recortes en esos servicios sociales y representa una voluntad política de recentralización.

   
Generan más paro y pobreza, agravan la recesión económica y la crisis
La reforma laboral es un fracaso. Crece el paro y aumenta la precariedad laboral. La mayor parte de los observadores consideran que el paro superará el 25% de la población activa al final del 2013. Los parados de larga de duración (más de 1 año)  son ya más de la mitad del total y los jóvenes menores de 25 años en paro superan el 53,5%..
Los presupuestos del Gobierno disminuyen el consumo privado y el público, también la inversión. La subida del IVA está influyendo sobre el consumo. La consecuencia de todo ello es que aumentará la pobreza y la exclusión, fenómenos ambos que afectan muy mayoritariamente a las mujeres, a los inmigrantes, a los jóvenes y ahora también, a la infancia.

Son irreales e imposibles de cumplir
La recesión hace imposible que se recauden los ingresos previstos. El aumento de las exportaciones en el que se fía la recuperación (un 6,0%) es difícil de cumplir porque los principales clientes de España tienen su economía en fase de estancamiento.


Alternativa de IU: Unos presupuestos creadores de empleo y de actividad económica son posibles y realistas


Ante estos Presupuestos, Izquierda Unida ha presentado a través de su Grupo Parlamentario una enmienda a la totalidad porque es posible un Presupuesto que cree empleo y ayude a estimular la economía. 

Hoy está claro que la deuda y el déficit consiguiente se han generado fundamentalmente por la desfiscalización del Estado, (mediante la reducción de impuestos de las rentas más altas y las grandes empresas) y por el endeudamiento ocasionado para tapar las deudas de la Banca. Hay que reconsiderar el pago de esa deuda.

En cuanto al uso de los recursos públicos, Izquierda Unida centra sus propuestas en la creación de empleo, el estímulo de la inversión pública, la defensa y desarrollo de los servicios sociales (educación, salud y dependencia, entre otros) y el apoyo a la  pequeña empresa y muy especialmente por la economía social.

Izquierda Unida complementa su enmienda a la totalidad con un conjunto de medidas fiscales que permitan obtener los recursos necesarios para lograr esos objetivos, asegurando el principio de suficiencia de los ingresos y la justicia y progresividad del sistema fiscal. Se trata de limitar el déficit sin recurrir a más deuda.

Para ello, el escenario fundamental es la lucha contra el fraude y la economía sumergida, que puede proporcionar del orden de 38.000 millones de euros.

Hay que modificar el Impuesto de Sociedades para que las pequeñas empresas no paguen más impuestos que las grandes y adoptar otras medidas para que paguen más quienes más tienen: Impuesto de Transacciones Financieras, un nuevo impuesto sobre la riqueza que sustituya al de Patrimonio, la modificación del sistema de módulos y la legislación sobre las SICAV..

Por tanto, hay recursos posibles y suficientes para una política de creación de empleo, sin necesidad de aumentar la deuda y limitando el déficit. La decisión es, por tanto, política. Se trata de si se quiere tocar a los grandes intereses de las grandes fortunas, de las grandes empresas y de los bancos.

Unos presupuestos para crear empleo y salir de la crisis son posibles.

Adjuntos: