Willy Meyer denuncia que las "durísimas penas" dictadas contra los saharauis del 'Campamento de la Dignidad' muestran la "farsa de Marruecos para acallar la legítima resistencia de todo un pueblo"

El responsable de Política Internacional y eurodiputado de IU asegura que “el Gobierno y el Ejército marroquíes han escenificado un juicio colonial militar donde se han vulnerado una vez más las mínimas reglas del Derecho internacional y los más elementales derechos a una defensa justa”

El responsable de Política Internacional y eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, valora que las “durísimas penas dictadas por un tribunal militar en el ‘juicio-pantomima’ seguido contra 24 presos políticos saharauis del campamento de Gdeim Izik -también conocido como ‘Campamento de la Dignidad’- ponen en evidencia la farsa seguida por las autoridades marroquíes en su único intento de mermar y acallar la legítima resistencia del pueblo saharaui contra la ocupación militar del Sahara Occidental”.

Para Meyer, “el Gobierno y el Ejército de Marruecos han escenificado un juicio colonial militar donde se han vulnerado una vez más las mínimas reglas del Derecho internacional. Un tribunal militar ha dictado sentencia tras una vista oral y un proceso previo en el que se arrancaron declaraciones bajo tortura y se han utilizado pruebas inconsistentes y fácilmente manipulables. Izquierda Unida, al igual que numerosos observadores internacionales también presentes en el mismo, considera que se han vulnerado los más elementales derechos a una defensa justa”.

Willy Meyer realiza esta valoración tras conocer que las penas contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik van desde las 8 cadenas perpetuas dictadas, a 4 condenas a 30 años y 7 a 25 años de prisión, entre otros detalles. El eurodiputado de IU estuvo en Marruecos la pasada semana asistiendo en una misión de observación al comienzo del juicio desarrollado en Rabat desde el pasado día 8 de febrero.

Los ahora condenados saharauis llevan encarcelados en Marruecos desde la violenta disolución en noviembre de 2010 de las instalaciones del ‘Campamento de la Dignidad’, cuando cerca de 20.000 saharauis se concentraron a las afueras de El Aaiún, capital del Sahara Occidental ocupado, para denunciar sus condiciones de vida frente al Estado ocupante.

El responsable de Internacional de IU considera en nombre de esta formación que “estamos ante un juicio y unas sentencias claramente políticas que pretenden amedrentar a los hombres y mujeres del Sahara Occidental y acallar su protesta”.

“La comunidad internacional, las instituciones europeas, las Cortes Generales y el Gobierno de España deben exigir al régimen marroquí la amnistía de todos los presos políticos saharauis que cumplen condena, tal y como ha aprobado el Parlamento Europeo en su mandato a la XXII reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, señala Meyer.

“Es al régimen de Mohamed VI –detalla- al que la comunidad internacional debería sentar en el banquillo por ocupar violentamente el territorio no autónomo del Sahara Occidental y apropiarse de sus recursos naturales, poniendo en riesgo la identidad nacional del pueblo saharaui e impidiendo por la fuerza su derecho a la autodeterminación”.

Por su parte, el responsable de Paz, Solidaridad y Derechos Humanos de IU, Fran Pérez, hace un “llamamiento a todas las fuerzas políticas, movimientos sociales y sindicatos a manifestar su repulsa por estas condenas arbitrarias, así como a demandar la amnistía de todos los presos políticos saharauis”.

Izquierda Unida pondrá en marcha iniciativas políticas en todos los ayuntamientos, diputaciones, parlamentos autonómicos, Cortes Generales y Parlamento Europeo para exigir la inmediata liberación de los saharauis condenados.

Del mismo modo, esta formación señala que “seguirá apoyando la legítima causa del pueblo saharaui hasta que se cumpla el mandato de la Carta de Naciones Unidas y se  permita a los hombres y mujeres  saharaui decidir libremente sobre su destino”.


(En la foto, Willy Meyer a la entrada del juicio militar)