Izquierda Unida reivindica un "modelo de gestión del agua público y transparente que garantice su abastecimiento y saneamiento"

Adolfo Barrena, coincidiendo con el Día Mundial del Agua, explica que “IU se opone con rotundidad a las iniciativas que buscan su privatización y denuncia la mercantilización que las políticas liberales promueven en relación a los recursos hídricos”

Izquierda Unida reclama una gestión responsable, social y sostenible de todos los recursos hídricos, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Agua. “Con esta exigencia, IU se suma a esta celebración y defiende el derecho humano universal al agua, al tiempo que reivindica un modelo de gestión del agua público y transparente, con participación social, que garantice el servicio público de abastecimiento y saneamiento, además de promover su uso eficiente”, asegura el responsable federal de Agua y Políticas Energéticas de Izquierda Unida, Adolfo Barrena.

IU destaca la importancia del agua por su repercusión e incidencia desde el punto de vista ambiental, así como desde el económico, social, sanitario y cultural.

En este marco, esta formación considera “imprescindible que las administraciones públicas garanticen a la ciudadanía el derecho al agua y al saneamiento. Esto debe hacerse ineludiblemente a través de servicios públicos eficientes y de calidad, e incorporando a la gestión del ciclo integral del agua criterios ambientales, sociales y económicos”, explica Barrena.

“Nos oponemos con rotundidad –añade- a las iniciativas que buscan su privatización, tanto en las fases de abastecimiento como de saneamiento y depuración, y denunciamos la mercantilización que las políticas liberales promueven en relación al agua”. En opinión del dirigente federal de IU, “esa incorporación de los criterios de mercado a la gestión del agua buscan el beneficio económico antes que el interés general. Esto es inaceptable con un recurso que debe ser totalmente público y protegido de intereses especulativos”.

Barrena hace especial incidencia en las consecuencias que la práctica del fracking conlleva para el medio ambiente y la calidad de las aguas subterráneas. “Está demostrado que esta técnica causa contaminación de acuíferos y atmosférica. Estamos preocupados porque se dan pasos para que se aprueben leyes que permitan el uso de la fractura hidráulica para la extracción de gas”, apunta.

“Izquierda Unida –expone Barrena- propone una profunda reflexión sobre la política de aguas y sus numerosas amenazas en nuestro territorio. Nos negamos a su privatización y al empleo de técnicas tan negativas para la conservación del medio y de sus habitantes como la fractura hidráulica. De igual forma, reclamamos justicia y solidaridad para los países que están aún lejos de cubrir sus necesidades más básicas de abastecimiento, depuración y salubridad del agua”.

En este Día Mundial del Agua, Izquierda Unida reclama que España se adhiera a la recomendación de Naciones Unidas en la que se reconoce el acceso al agua potable y al saneamiento como un derecho humano esencial para el disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.

IU, tal y como recoge su programa político, exige la propiedad y la gestión públicas del agua, reivindica la accesibilidad de todas las personas en condiciones que garanticen su saneamiento, posibiliten su reutilización y que pongan a disposición de las personas un mínimo de 50 litros por día. Para Adolfo Barrena, “sólo será posible si se mantiene el recurso bajo control público, se impide la privatización y se aplica una política tarifaria progresiva que tenga en cuenta los usos dados al agua, el nivel socioeconómico de la ciudadanía usuaria, que grave los usos suntuarios y que reconozca los usos racionales y eficientes”.


(En la foto, Adolfo Barrena)