El eurodiputado de IU Willy Meyer interpela a la Comisión Europea sobre el proyecto del Port Vell de Barcelona

El eurodiputado de IU Willy Meyer ha presentado una pregunta a la Comisión Europea sobre la propuesta de reforma y modificación del uso del Port Vell de Barcelona.

En concreto Meyer quiere saber si la Comisión piensa solicitar al Ayuntamiento de Barcelona la declaración de impacto ambiental pertinente que los vecinos denuncian que no existe, y si considera que el Ayuntamiento  está cumpliendo con los artículos de la directiva 2011/92/UE referentes a la construcción de puertos deportivos. Para finalizar, el eurodiputado demanda a la Comisión Europea si piensa abrir un procedimiento de infración de confirmarse el incumplimiento de la citada directiva.

La legislación europea en materia de declaración de impacto ambiental en proyectos como este se encuentra en la Directiva 2011/92/UE del Parlamento Europeo y del Consejo. En esta directiva se especifica su competencia en el caso de construcciones de puertos deportivos, y además, se recogen, y por tanto garantizan los derechos de los ciudadanos a ser debidamente informados durante el proceso (Art. 9), y a que los ciudadanos que aleguen menoscabo de un derecho puedan hacer alegaciones a los proyectos ante la administración competente.

En el caso del Port Vell son numerosos los ciudadanos de la ciudad de Barcelona que ven afectadas su capacidad de uso de un espacio público de interés, la pérdida del uso y disfute de espacios cercanos al mar, que afecta a su calidad de vida y por tanto que tienen derecho a alegar y presentar recursos ante este proyecto. Así, los vecinos del bario de la Barceloneta han denunciado que no se les ha facilitado ninguna información y que en dicho proyecto falta la declaración de impacto ambiental.

En la interpelación a la Comisión, Meyer hace constar que la propuesta del consistorio barcelonés pretende privatizar el espacio urbano de la ciudad para la construcción de un puerto deportivo de lujo sin servicios asociados. Una reforma del puerto que supone "la pérdida de espacio público y de los lazos tradicionales que la ciudad ha tenido con el mar".

El eurodiputado de IU explica que el puerto está situado en el barrio de Ciutat Vella, "uno de los distritos con peor renda familiar disponible y al lado de la Barceloneta, barrio de trabajadores con déficit de vivienda". Así, el eurodiputado argumenta que la construcción de una marina de lujo "incrementaría las desigualdades en la zona y podría provocar un proceso de expulsión del barrio de sus actuales habitantes".

Basándose en la información que le ha hecho llegar Esquerra Unida i Alternativa  - que ha dejado clara su oposición al proyecto- Meyer informa a la Comisión Europea que en los últimos años la línea costera de Barcelona ha sufrido importantes modificaciones "fruto de un sector ansioso por expandir su actividad y su beneficio", y que estas modificaciones han tenido severos impactos sobre estos espacios y sobre la vida de los habitantes que las han sufrido, pero remarca que el proyecto de la marina de lujo es aún más grave.

En concreto, denuncia que "se trata de una modificación del espacio público para privatizarlo y ponerlo al servicio del sector de las embarcaciones de lujo, se trata de arrancar un espacio que pertenece a la ciudad para convertirlo en un centro de recreo de millonarios".


(En la foto, puerto de Barcelona)