Cayo Lara descarta que IU pueda estar en ningún pacto de Estado mientras no se suprima la modificación del artículo 135 de la Constitución y no se derogue la Reforma Laboral

El coordinador federal de IU afirma que esas prioridades “ya las saben el señor Rubalcaba y el señor Rajoy”, al tiempo que indica que no vale un acuerdo “sólo para barnizar” sino para hacer cambios reales

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, descartó hoy que su formación vaya a estar en un pacto sobre el que públicamente se lanzan continuos mensajes de cara al exterior desde el Gobierno, el PP y el PSOE mientras no se suprima la modificación del artículo 135 de la Constitución firmado a toda prisa por estas formaciones antes de las pasadas elecciones generales de 2011 para primar el pago de la deuda soberana sobre el mantenimiento de las políticas sociales y mientras no se derogue la reforma laboral.

Lara aseguró en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados a preguntas de los informadores que “no queremos forma parte de ningún tipo de acuerdo con este Gobierno sobre las bases que se están planteando. Para que haya un auténtico pacto de Estado en este país hay que cambiar los elementos centrales. No nos vale con barnizar”.
El máximo responsable de IU aseguró que estas prioridades para entablar un diálogo “ya las saben el señor Rubalcaba y lo sabe el señor Rajoy” y completó su planteamiento explicando que un pacto de Estado “es algo mucho más serio” que lo esbozado hasta ahora por el secretario general de los socialistas.

Recordó que “Rubalcaba estaba ahí”, en referencia al anterior Ejecutivo socialista, cuando desde 2010 se aplicaron sucesivas medidas de recorte y se rechazaron una tras otras las propuesta que lanzó IU para tratar de abordar la grave crisis económica sin que afectara a los derechos sociales y laborales de la inmensa mayoría de personas afectadas por ésta y que no eran responsables de la situación.

De igual forma, señaló que mientras Izquierda Unida estuvo en la calle con los trabajadores desde el primer momento, otros se dedicaron a hacer reformas laborales o a aceptar complacientes todas las imposiciones que llegaban de Bruselas. “Cambiar ahora -dijo- de la noche al día, con todos los respetos del mundo, da muy poquita credibilidad”.

Sobre el intercambio de ofrecimientos de entendimiento que se vienen realizando desde el PP y el PSOE insistió en la idea de que un “auténtico pacto de Estado no pasa por barnizar” lo que es el “fondo dramático del problema: la existencia del artículo 135 de la Constitución”.

Incidió también en que, más allá de la buena voluntad de quienes están lanzando la idea, “no creo que detrás de ella haya un deseo serio de realizar cambios reales”, ni tampoco que “se pueda tener un discurso en el Gobierno y otro en la oposición”, en alusión al PSOE.

Cayo Lara aseguró gráficamente que “no se puede soplar y sorber al mismo tiempo” en alusión a cómo puede tener lugar un acuerdo sobre empleo mientras esté vigente la última reforma laboral impuesta por Mariano Rajoy “que destruye puestos de trabajo cada día” o sin que se materialice una reforma fiscal progresiva con medidas concretas y un plan contra el fraude fiscal.

El coordinador federal rechazó las “cortinas de humo” que hay detrás de estos llamamientos al diálogo y señaló que en la oposición cada uno “tiene sus propias recetas” frente a la crisis, por lo que no es de recibo que nadie trate de monopolizar con las suyas a toda la oposición.

“Rubalcaba no está en condiciones de abanderar nada porque, desde el punto de vista de la credibilidad, tiene menos que el presidente del Gobierno y, además, se lo ha ganado a pulso”, dijo en referencia a que es al jefe del Ejecutivo a quien le corresponde desde su posición decir qué cosas está dispuesto a cambiar de sus políticas para ver hasta dónde está dispuesto a llegar el giro que pueda dar a sus actuales políticas neoliberales.

Respecto a un posible acuerdo entre el Gobierno y el PSOE para llevar al debate del próximo Consejo Europeo de finales de junio, Cayo Lara adelantó que Izquierda Unida volverá a plantear sus propuestas porque “siempre somos constructivos de cara a Bruselas”, aunque sin entrar en otras “estrategias” externas. Indicó que esperará a la intervención de Rajoy de la semana próxima para ver qué opciones hay.