IU defiende que Margallo acuda al Congreso para pedir disculpas por su actuación con Evo Morales tras convertir a España en un Estado que "justifica el asalto al derecho internacional"

Intervención del portavoz parlamentario, José Luis Centella, en la Diputación Permanente del Congreso

"Muchas gracias, señor presidente. Cuando nuestro grupo y el Grupo Mixto registraron esta iniciativa, lo que llevaba a nuestro grupo a solicitarla era pedir explicaciones al señor ministro de Asuntos Exteriores por una actuación que entendíamos que era claramente irregular. Ya se han explicado los hechos. Creo que es importante que pongamos el dedo en la llaga por una contradicción, la de quienes se les ‘llena la boca’ de hablar de España y luego, a las primeras de cambio, tienen poco interés en defender la dignidad real, que se defiende cuando uno muestra su capacidad para decidir. Porque por mucho que uno pueda alardear en discursos altisonantes, luego, cuando la soberanía se entrega a otro Estado, poco favor se hace a esa España que se dice querer resaltar.
 
Este caso es una clara evidencia de que hay un Estado, los Estados Unidos, para el cual las leyes internacionales tienen el valor que tiene su interés. El problema, además, es que la comunidad internacional se lo permite. España también forma parte de ese coro de naciones que aplauden, justifican y colaboran en ese asalto al derecho internacional que los Estados Unidos suele utilizar como forma de actuación. Por eso lo que ocurrió en torno a un presidente de una nación -se nos llena la boca diciendo que es hermana, hablando de lazos históricos, etcétera- fue ni más ni menos que una humillación. Sólo tenemos que pensar qué hubiese ocurrido si el presidente  hubiera sido el de España y si hubiese sido un país latinoamericano quien lo hubiera hecho. Estaríamos llegando a pedir prácticamente volver al siglo pasado.
 
La realidad es que, en estos momentos, esta petición se puede convertir en el mejor aliado del señor ministro de Asuntos Exteriores. Por tanto, les pediría a los diputados del Grupo Popular que la viesen no desde la óptica de cuando se presentó, de cuando el señor ministro decía que no iba a pedir disculpas, que no tenía que disculparse de nada, sino desde la del día de hoy, cuando el ministro quiere buscar un instrumento para pedir disculpas al Gobierno de Bolivia. Ese instrumento puede ser esta comparecencia.
 
En estos momentos, lo que nuestro grupo y otros hacemos es brindarle al ministro la oportunidad de que simplemente lleve a cabo lo que viene diciendo en los medios de comunicación, porque la realidad es que hay que pedir disculpas. La realidad es que hasta la OEA, que no es precisamente una estructura antinorteamericana -en otro tiempo se decía que era su ministerio de relaciones con las colonias- ni radical, ha planteado la crítica a los países europeos que despreciaron al presidente de Bolivia.
 
Por eso, repito, es una petición de comparecencia que viene a ayudar al Gobierno, que viene a ayudar al ministro. Hay que pedirlo, primero por dignidad de las relaciones internacionales, por reconocer que no se puede tener un trato con otro presidente que no podríamos permitir que se tuviera con el nuestro. A partir de ahí, ¿qué autoridad tenemos para exigir que a nuestro presidente se le trate con dignidad?
 
También  se debe hacer por el propio interés de este país. A ver si de una vez por todas este Gobierno se puede dar por enterado de que cuando actuamos en América Latina como -por calificarlo con una palabra tranquila- socios aventajados de Estados Unidos lo que estamos haciendo simplemente es ir contra nuestros intereses. Hoy la gran mayoría de países iberoamericanos ven a Estados Unidos como un agresor. Si nosotros aparecemos como su punta de lanza estamos dañando nuestros propios intereses, y luego nos extrañamos de que no nos tengan en cuenta.
 
Repito que en este caso nuestra petición va en la línea de permitir que este Gobierno pueda explicarse; pueda reconocer que se ha equivocado; pueda hacer un compromiso de que no volverá a comportarse de esta manera, con ningún presidente de ningún Gobierno; y en ningún caso vamos a actuar como delegados del Gobierno de Estados Unidos en nuestro territorio sino como un país independiente con dignidad y que toma sus propias decisiones. Repito, por eso entenderíamos que el Grupo Popular viese esta petición como una petición de colaboración, de ayuda a su propio ministro de Asuntos Exteriores. Muchas gracias."