La Presidencia del Grupo Interparlamentario UE - Comunidad Andina condena a los estados que impidieron el vuelo del Presidente Evo Morales

Esta mañana ha tenido lugar en Vilna (Lituania) la reunión del Grupo Interparlamentario UE-Comunidad Andina con el objetivo principal de debate sobre el diálogo político birregional y la creación de una Comisión Parlamentaria Mixta Unión Europea-Países de la Región Andina (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú).

La sesión ha estado presidida por el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, que ha comenzado la reunión con el recordatorio que hoy, 18 de julio, es el aniversario del golpe de Estado fascista perpetrado por Franco en 1936 que provocó el comienzo de la Guerra Civil española,  en la antesala de la II Guerra Mundial, y que puso fin a la gran experiencia popular de justicia social de la II República española, sumiendo al país en el terror de la cruenta Dictadura Franquista durante cuarenta años.

Asimismo, Meyer “condenó y reprobó la actuación de los Gobiernos de España, Italia, Portugal y Francia de no permitir el sobrevuelo de su territorio al avión del Presidente de Bolivia Evo Morales,  condicionándolo a la inspección de la aeronave con el injustificable pretexto de la presencia de Edward Snowden en el avión, lo cual supone una lamentable violación del derecho internacional y de convenciones internacionales como el Convenio de Viena”.

Estas declaraciones del también vicepresidente de la Asamblea Parlamentaria Birregional Unión Europea-América Latina y Caribe generaron una gran polémica entre las filas de la derecha española presente, quienes cuestionaron las declaraciones de Meyer.

Por ello, en su calidad de presidente de la reunión de Grupo Interparlamentario UE-Comunidad Andina, Meyer expresó su solidaridad con el Presidente de Bolivia Evo Morales y reiteró sus afirmaciones iniciales de condena a estos hechos, refiriéndose a las declaraciones de los Estados Partes del MERCOSUR, de la UNASUR, de la CELAC, del ALBA, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, parlamentos regionales como el PARLATINO, el PARLANDINO y el PARLACEN, así como el propio Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Asimismo, recordó que en su propia declaración los co-presidentes de EUROLAT  “lamentan y consideran las actuaciones producidas como inaceptables y contrarias a las normas y principios básicos de Derecho Internacional” y recuerdan la “la inviolabilidad de los Jefes de Estado, al objeto de que este tipo de incidentes no se vuelva a reproducir en el futuro”.

La posición de condena de estos graves hechos defendida por Meyer es compartida por el conjunto de la Componente Latinoamericana de EUROLAT quienes además han exhortado a “asumir todas las medidas necesarias en el plano del derecho internacional que procuren la reparación del agravio, evitando la impunidad de estos hechos”.

Asimismo, los países del Mercosur condenaron este acto  “infundado, discriminatorio y arbitrario” y llamaron a consultas a sus embajadores en España, Francia, Italia y Portugal, lo cual da una señal de la gravedad de los hechos.

Cabe recordar que la discusión de este tema fue introducida en el orden del día de la Mesa Directiva de EuroLat a propuesta del eurodiputado de Izquierda Unida el mismo día del incidente, iniciativa respaldada por el conjunto de la parte latinoamericana.