IU pone en marcha su campaña 'LOMCE NO: Insumisión. Hay Alternativa' que incluye la elaboración de un 'manual de desobediencia' junto a la comunidad educativa

El coordinador del Área Federal de Educación, Enrique Díez, explica que el objetivo es “implicar no sólo al profesorado sino a las familias y estudiantes, y que no suponga ninguna desventaja en el aprendizaje sino que ayude a los chicos a aprender mejor”

Izquierda Unida ha puesto en marcha hoy la campaña ‘LOMCE NO: Insumisión. Hay alternativa’, un día después de la aprobación definitiva en el Congreso de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. Esta campaña de insumisión y desobediencia civil al contenido de la contrarreforma educativa que el Gobierno del PP ha sacado adelante en solitario en el Parlamento incluye la elaboración y difusión de un ‘Manual de desobediencia’ dirigido a toda la comunidad educativa, entre otras acciones.

En la presentación de esta campaña en las dependencias de IU en el Congreso han participado el coordinador federal, Cayo Lara, la diputada y portavoz parlamentaria de Educación, Caridad García Álvarez, y el coordinador del Área Federal de Educación, Enrique Díez. Lara subrayó que “la Ley Wert nace contra toda la comunidad escolar y contra la Educación Pública”.

“Parece –dijo- el testamento de Rouco Varela. Esta ley va a ir de la cuna a la tumba porque nos declaramos insumisos. Vamos a hacer una campaña intensa con la comunidad escolar para conseguir que cuando cambie la mayoría parlamentaria se haga una ley educativa digna de España”.

Cayo Lara parafraseó una cita religiosa lanzada ayer por Wert en el Pleno del Congreso para asegurar que, efectivamente, “es tiempo de construir”, pero IU “va a construir desde la insumisión por ser la “mejor manera de construir una nueva ley que se haga con el consenso de la comunidad escolar y que pueda perdurar en el tiempo”.

Enrique Díez ha sido el encargado de detallar las acciones contenidas en la campaña. Explicó que el mencionado manual no lo elaborará IU en solitario sino que “recabaremos propuestas ciudadanas a través de la Red”. La intención es hacerlo público a mediados de diciembre con iniciativas o ejemplos para profesores, padres y alumnos.

Puso como ejemplos entre las acciones concretas el proponer a los padres y madres que no presenten a los estudiantes a las nuevas reválidas que implanta la LOMCE, que tachó como “modelos de selección de unos pocos”, o que aquellos profesores o progenitores que se declaren insumisos cuelguen fotos en la Red de sus actividades, como ya está sucediendo.

El manual se completará con más acciones concretas, recogidas a través de las propuestas que aporte la ciudadanía, que serán consultadas con las plataformas de defensa de la Escuela Pública y en las asambleas de la ‘Marea Verde’ para su difusión y apoyo por parte de la comunidad educativa.

La intención final es “sacar un manual de desobediencia civil para toda la comunidad educativa e implicar no sólo al profesorado sino a las familias y estudiantes, y que no suponga ninguna desventaja en el aprendizaje sino que ayude a los chicos a aprender mejor”, subrayó Díez.

En la Guía elaborada para desarrollar la campaña se recoge también intensificar el trabajo informativo sobre la misma, con ruedas de prensa en todas las federaciones de IU; que en el ámbito institucional todos los cargos públicos de IU lleven siempre la camiseta verde en favor de la Educación Pública; banderas verdes en los ayuntamientos donde esta formación tiene representación; pancartas con el lema de ‘Hoy no es un día normal’ en los centros educativos, así como la presentación de iniciativas institucionales instando a la desobediencia civil a la LOMCE.

Otro tema destacado es la exigencia que realizará Izquierda Unida para que se presente la memoria de impacto económico de la LOMCE en todas las comunidades autónomas y una acción en las redes sociales con el mensaje ‘Yo me declaro insumiso’.

Enrique Díez detalló que la campaña tendrá dos líneas de actuación: una de resistencia o respuesta y otra de propuesta. En esta última, “queremos abrir un proceso constituyente sobre educación para que toda la ciudadanía se pronuncie y diga cómo le gustaría que el sistema educativo público sea en el futuro”.

En alusión a lo manifestado por el ministro Wert el día antes, el responsable federal de Educación de IU indicó que “es el tiempo de la insumisión y de la desobediencia civil a una ley profundamente injusta, antidemocrática, selectiva, mercantilista y privatizadora”.

Díez valoró que la protesta ciudadana desplegada hasta ahora tiene que ir más allá de las calles y hay que convertir a las comunidades educativas en “foco de resistencia activa contra una ley injusta”, para demostrar que es posible otra educación en este país.

“Queremos mostrar –señaló- que hay posibilidad de otra forma de educar y no como propone Wert, al servicio del mercado y generando obra de mano barata. Podemos concienciar a la comunidad educativa para que se involucre en una forma de educación realmente democrática, participativa, laica, inclusiva y al servicio de todos”.

La diputada Caridad García Álvarez, por su parte, destacó que el ministro Wert “ganó ayer una batalla, pero no ha ganado la guerra”, ya que la tiene perdida en la calle y en las instituciones. Insistió en que “la LOMCE es una ley que nace muerta y a la que todos los grupos nos hemos comprometido a derogar en cuanto cambie la mayoría parlamentaria. Y lo haremos dentro de muy poco tiempo”.