Izquierda Unida apoya que la Unión Europea blinde el acceso al agua y al saneamiento como bien público y derecho humano

Hoy se ha presentado en el Parlamento Europeo la primera Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) "El Derecho al Agua y al Saneamiento como Derecho Humano", que ha sido respaldada por cerca de 2 millones de personas, siendo la primera ICE que logra cumplir todos los requisitos impuestos por la normativa: recopilar más de un millón de firmas, recogidas en, como mínimo, 7 países de la Unión Europea.
 
"Desde la  delegación de IU en el Parlamento Europeo respaldamos esta iniciativa promovida por distintos movimientos sociales, sindicatos y organizaciones ecologistas, que ha conseguido traer por primera la voz conjunta de los ciudadanos europeos a esta cámara" afirmó el eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer.
 
En la presentación en la eurocámara de esta iniciativa ciudadana europea, los promotores han apelado a la necesidad de garantizar el derecho al agua, tal y como aprobó la asamblea general de las Naciones Unidas el pasado julio de 2010, e insistido en la necesidad de que se garantice formalmente este derecho a nivel europeo como vía para que los Estados miembros lo cumplan efectivamente.
 
"También en Izquierda Unida hemos mostrado nuestra adhesión a la campaña para que el Agua sea considerado como lo que es, un derecho humano y, por tanto, no un bien para hacer negocios. Así, esta campaña la hemos llevado a todas las instituciones en las que estamos presentes y hemos conseguido su aprobación en numerosos municipios, diputaciones e incluso en el Parlamento Andaluz, sumándonos así  a las distintas capitales y regiones europeas que también lo han hecho".
 
Mientras que los miembros de los grupos que componen la mayoría del Parlamento Europeo han defendido la subsidiaridad de los Estados y la idoneidad de la distribución privada, los diputados del GUE/NGL presentes, al igual que los propios ponentes, han rechazado estos argumentos posicionándose en contra de la liberación y denunciando las exigencias de la Troika de privatización de la gestión y el acceso al agua.
 
"Consideramos fundamental que la UE apruebe una normativa que garantice los servicios de agua y saneamiento para toda la población en Europa, máxime en el contexto de crisis y vulnerabilidad social creciente que estamos sufriendo, donde los esfuerzos de las instituciones públicas han de dirigirse a garantizar el acceso a los suministros básicos y vitales de toda la población, como tratamos de impulsar desde la Junta de Andalucía con el "suministro mínimo vital" de bienes como el agua o la electricidad", concluyó Willy Meyer.