Cayo Lara vota contra la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha que reduce casi a la mitad sus diputados y dice que el PP la impone “para limitar el pluralismo y mantener el poder”

Los ‘populares’ imponen en solitario y sin ningún tipo de consenso unos cambios que para el coordinador federal de IU “van a reducir al ridículo democrático a esta comunidad”

El presidente portavoz del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA y coordinador federal de IU, Cayo Lara, votó hoy en contra de la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha impuesta por el PP para reducir el número de parlamentarios autonómicos a una horquilla de entre 25 a 35 diputados en las Cortes de la región. La votación ha tenido lugar en la Comisión Constitucional, donde ya ha concluido la fase de tramitación en la que el PP se ha quedado solo, que ahora pasará a Pleno.

Frente a las razones económicas y de ‘austeridad’ alegadas por los responsables del partido de Mariano Rajoy y de su ‘número dos’ y presidenta de esta comunidad, María Dolores de Cospedal, Lara expuso que los verdaderos motivos de los ‘populares’ son la “voluntad de reducir democracia, de limitar el pluralismo, de evitar el control democrático al Gobierno, de mantener el bipartidismo y, sobre todo, de mantener el poder”.

En su intervención, el actual coordinador federal y ex coordinador de IU en Castilla-La Mancha reconoció que “tenía una duda razonable cuando se inició el proceso; pensé ‘no se van a atrever a tirar para adelante con este tema, no ya por si es constitucional o no lo es, que también, sino por una cuestión de sentido común’. Alguien decía: ‘¡pero si es María Dolores de Cospedal, la presidenta y secretaria general del PP la que está detrás. Hombre, es muy difícil que esto no vaya a tirar para adelante!’”

“A partir de ahí –prosiguió Lara- ya no sé si en el resto de comunidades en las que gobierna el PP van a decidir también reducir a la mitad el número de escaños y también se va a plantear reducir a la mitad el número de escaños en el Parlamento y, en definitiva, en todas las instituciones por eso del ahorro y de la austeridad”.

El máximo responsable de IU criticó al PP por “querer reducir a la mínima expresión la representatividad democrática en Castilla-La Mancha, ese es un objetivo central, lo sabemos y lo sabe todo el mundo que en Castilla-La Mancha. Algunos teníamos el pelo negro todavía cuando reivindicábamos una reforma democrática para que todos los votos tuvieran el mismo valor electoral. Por ejemplo, en las últimas elecciones la fuerza  política que yo represento y he representado en Castilla-La Mancha ha tenido 44.000 votos (sin lograr representación), y cada escaño del PSOE o del PP ha salido elegido con unos 22.000 aproximadamente”.

Frente a esta drástica reforma del PP explicó que “lo que nosotros veníamos planteando desde hace mucho tiempo es poner una media de escaños en Castilla-La Mancha que fuera más o menos similar a la media de las comunidades autónomas del mismo nivel. No estábamos pidiendo ninguna utopía, ninguna cosa del otro mundo, pedíamos algo que tenía sentido común, pero el pelo se nos ha puesto blanco y eso no ha funcionado”.

Para demostrar que las razones para recortar diputados no son económicas, Cayo Lara recordó que el ahorro que se conseguirá puede oscilar entre 1,5 y 2 millones de euros, “¿ese es el problema económico de Castilla-La Mancha? Ese no es el problema económico, sobre todo cuando se ha incrementado la partida de cargos de libre designación de una manera sustancial, muy por encima de lo que supone el recorte que se va a hacer”.

Insistió en que “lo que vemos es que hay una voluntad de reducir democracia, de limitar el pluralismo, de evitar el control democrático al Gobierno, de mantener el bipartidismo y, sobre todo, de mantener el poder. Esa es, visto lo visto, la opinión y la impresión que tenemos”.

Cayo Lara recordó también que María Dolores de Cospedal subió por sorpresa el número de escaños hasta 53 “ya en tiempos de crisis en 2012. Ya sabíamos el déficit de Castilla-La Mancha, su deuda, pero se produjo el cambio de la noche a la mañana, sin estar en programa electoral del PP. Cuando se habló de 49-53 escaños el lema fue ‘Más diputados, más democracia’, pues ahora el lema debe ser, lógicamente, el contrario ‘Menos diputados, menos democracia’.

“Castilla-La Mancha –aseguró- ya tenía un déficit democrático y ahora lo van a reducir al ridículo democrático. Esa es mi opinión y lo digo respetuosamente, a mí también me gusta la palabra respeto y la palabra respetar cada una de las decisiones que pueden tomar los ciudadanos en cada territorio”.

El coordinador federal de IU expuso una serie de datos para ilustrar su valoración de forma comparada. Así, señaló que Asturias  tiene 45 escaños con 1 millón de habitantes y es uniprovincial; Murcia tiene 45 escaños y 1,4 millones de habitantes; Cantabria tiene 39 escaños con una población de 593.000 personas y La Rioja 33 con 323.000 habitantes.

“Por tanto, democráticamente y representativamente, Castilla-La Mancha se queda en el ridículo democrático desde el punto de vista comparativo con el conjunto del Estado”, sentenció.

“Nosotros entendemos que se atenta contra las normas constitucionales y del propio Estatuto. Se atenta contra el artículo 1.1 de la Constitución porque se limita el pluralismo político; se atenta contra el artículo 23 ya que impide acceder en condiciones de igualdad a funcionarios y cargos públicos; entendemos que también se afecta al artículo 4 del Estatuto de Autonomía porque no se facilita  la participación de todos los ciudadanos con igualdad en la vida política de Castilla-La Mancha y, finalmente, también al artículo 10 del  propio Estatuto que habla de la elección por sufragio universal, libre, igual, directo, secreto, etc.”, explicó.

Frente a la reforma estatutaria que ha salido adelante gracias a la mayoría absoluta del PP, Cayo Lara no cejó en hacer propuestas y detalló que “nosotros planteamos que se cree una mesa para hacer una reforma electoral en Castilla-La Mancha con participación social, sindical y del conjunto de fuerzas políticas. Apostamos por la circunscripción única, apostamos por mantener el número de escaños y por un referéndum, ya que se va modificar el Estatuto de Autonomía, para que seamos los castellano-manchegos y las castellano-manchegas los que decidamos que vamos a cambiar nuestra ‘pequeña carta magna, es decir nuestro Estatuto”.