Centella defiende las resoluciones elaboradas por IU en el Debate sobre el estado de la Nación porque "hay otra forma de afrontar la crisis que la reaccionaria y antisocial del PP"

Intervención en el Pleno del Congreso del portavoz parlamentario de IU antes de la votación en que fueron rechazas las 15 propuestas registradas.

"Señor presidente, señorías, nuestro grupo ha presentado una serie de resoluciones coherentes con la intervención de nuestros portavoces el martes pasado. Son resoluciones que tratan de afrontar los problemas reales de quienes sufren directamente la crisis, de quienes están en paro, de quienes son desahuciados y que ya no pueden pagar la luz o sufren las consecuencias de una reforma laboral de la que ustedes están tan orgullosos, pero que ha provocado más despidos, más baratos y una reducción de salario, es decir, peores condiciones laborales.

Presentamos estas resoluciones porque entendemos que la crisis tiene otra salida; hay otras formas de afrontar la crisis que la reaccionaria, la antisocial y autoritaria que el Partido Popular está tratando de aplicar. Mis compañeros, junto conmigo, desarrollarán algunas de estas propuestas.

Yo quiero detenerme en dos. Una, la que plantea la desaprobación de la gestión del Gobierno en este año, ya que comprobamos que la mayoría social que lleva años sufriendo la crisis no vive hoy mejor que hace un año, porque comprobamos que solamente una minoría sigue teniendo beneficios.

Ustedes pueden, por decreto-ley que tanto les gusta, decretar el fin de la crisis. Ustedes pueden decretar lo que quieran, pero la realidad es más fuerte que la intervención del presidente el martes. La realidad se impone a su demagogia y hoy los que trabajan lo hacen por más tiempo y cobran menos, y los millones que no trabajan llevan años buscando trabajo y no pueden seguir esperando a que su macroeconomía les devuelva el trabajo perdido. Por eso, no sólo nuestro grupo es quien suspende al Gobierno, no sólo nuestro grupo es quien desaprueba al Gobierno; lo reflejan todas las encuestas. No nos arrogamos representar aquí a nadie que no nos haya votado. Sólo constatamos una realidad, que hoy la mayoría de la población, según marcan las encuestas, no está de acuerdo con su política y la desaprueba. Eso es lo que constatamos en esta resolución.

Este Gobierno ha tratado de convertir este debate en un acto más de una campaña en la que trata de hacer valer aquella máxima de que una mentira si se repite cientos de veces alguien acaba creyéndosela. Cuando estamos hablando de cómo vive la gente, de cómo sufren millones de personas, es muy difícil que eso cuele. No vamos a ponernos de acuerdo, pero queremos poner por testigo a toda aquella gente que, le repito, hoy está peor que hace un año y que son mayoría en este país.

También voy a defender la resolución que plantea la eliminación de la reforma del artículo 135 de la Constitución que ustedes, junto con el Grupo Socialista, hicieron un día con nocturnidad y alevosía. Lo hacemos porque esa reforma supuso la puntilla a un acuerdo constitucional. Esa Constitución que ustedes dicen seguir defendiendo, ese día la acabaron de enterrar porque se hizo, como decía,  con nocturnidad y alevosía. Se hizo al dictado de la troika -por cierto, hay que comprar un libro para conocer la carta que se mandó, hay que gastarse el dinero porque alguien va a cobrar por haber escrito aquella carta y haberla recibido-; pero, sobre todo, porque se hizo sin permitir que se pronunciase el soberano que es el pueblo español y porque ese artículo marca una prioridad que nos divide. Marca a quienes consideran que lo prioritario es pagar la deuda, que lo prioritario es pagar a los bancos,  y  a quienes consideramos que hay otras prioridades.

Significa, ni más ni menos, que se pueden cerrar hospitales, que se puede devaluar la educación, que se puede acabar con la asistencia a la dependencia, pero que no se puede dejar de pagar a la Banca. Eso nos parece injusto, inhumano y, además, inútil. Por eso, esta modificación significa la evidencia más clara de nuestra sumisión a los intereses de la banca alemana, de sumisión a una normativa que permite que la banca privada haga su  negocio a costa de los Estados porque no pueden pedir créditos al Banco Central Europeo.

Blindar en la Constitución esa prioridad impide también el establecimiento de políticas económicas alternativas. Es una losa que va a impedir cualquier política progresista, cualquier salida realmente social de la crisis. Por eso lo confrontamos con esta modificación;  lo confrontamos en su día y hoy venimos a plantearlo ya con el tiempo pasado demostrando que teníamos razón, que era inútil, que era inadecuada y que además viene a romper algo de lo que ustedes alardean.

Porque ustedes vienen aquí a defender la Constitución, vienen a defender el consenso y luego, en lo más importante, que es la prioridad de en qué se gasta el Estado el dinero, cómo se resuelve la crisis, no hay consenso, no hay acuerdo, simplemente lo que hay es la prioridad de la Banca frente a la prioridad de las personas.

Para terminar, nuestro grupo desaprueba la gestión del Gobierno de este año porque estamos peor. Por mucho que ustedes hagan juegos malabares con las cifras este país no ha mejorado en este año. Ponemos en primer lugar el artículo 135 de la Constitución. Queremos que hoy se vote aquí y se plantee acabar con esa losa porque, repito, con ella será imposible una política de progreso en este país. Muchas gracias. "