IU denuncia con datos la “obstrucción” que practica Interior para no facilitar la información solicitada sobre la tragedia de Ceuta en la que murieron 15 inmigrantes

El diputado y portavoz de Justicia de IU solicitará el amparo del presidente del Congreso, como permite el Reglamento, ante la falta de respuesta a la petición de grabaciones hecha hace más de un mes por vía parlamentaria

Aporta un informe oficial de la Guardia Civil donde se reconoce textualmente que se utilizaron pelotas de goma contra los inmigrantes en el agua que trataban de alcanzar a nado la playa de Ceuta siguiendo “la orden habitual”


Izquierda Unida, a través de su diputado y portavoz de Justicia, Gaspar Llamazares, ha denunciado hoy, al tiempo que aportaba los datos documentales para ello, la “obstrucción” que el Ministerio de Interior sigue practicando para no facilitar la información solicitada por vía parlamentaria sobre la tragedia del pasado 6 de febrero en Ceuta, en la que al menos 15 inmigrantes murieron ahogados cuando trataban de alcanzar territorio español. Llamazares ha adelantado que, como permite el Reglamento del Congreso, solicitará el amparo del presidente de la Cámara Baja, para tener acceso a los datos e información reclamada.

Al mismo tiempo, el parlamentario de IU ha hecho público en una rueda de prensa en el Congreso un informe oficial de la Guardia Civil -entregado por el Gobierno en lugar de los datos pedidos- en el que se ponen de manifiesto las contradicciones de altos cargos de Interior y de la Delegación del Gobierno en Ceuta sobre el verdadero uso de medios antidisturbios contra los inmigrantes que se lanzaron al mar el día de los fallecimientos.
En el informe se reconoce que se lanzaron pelotas de goma contra los inmigrantes siguiendo “la orden habitual” y el procedimiento en estos casos, cuestión que echa por tierra la ‘excepcionalidad’ argumentada sobre este tipo de acciones y las explicaciones iniciales, que posteriormente se tuvieron que desmentir, de que no se habían empleado estos medios antidisturbios en el agua.  

Sobre la primera de las cuestiones, Gaspar Llamazares denunció que el pasado 11 de febrero Izquierda Unida fue la primera formación que reclamó por escrito en el Congreso “copia de las grabaciones completas de vídeo y audio de las cámaras de vigilancia” del perímetro fronterizo de lo ocurrido a partir de la madrugada del 6 de febrero, también “copia de las grabaciones de las órdenes e instrucciones cursadas desde el centro operativo de la Guardia Civil” y los agentes, así como la “copia de los comunicados de la Guardia Civil y de la Delegación del Gobierno de Ceuta” sobre los hechos mencionados.

De todo ello, el Gobierno manda únicamente como respuesta, un mes después, el enlace a la web del Ministerio del Interior donde están colgados los vídeos de la tragedia. Los responsables de este departamento aseguran que siguen así el “criterio de rapidez y transparencia que el Ministerio del Interior ha mantenido en este asunto”.

De los otros datos solicitados no se hace mención alguna. Por ello, Llamazares solicitará el amparo del presidente y recurrirá al artículo 7.2 del Reglamento del Congreso que establece que en el caso de que la Administración no entregue la información solicitada por vía parlamentaria se deberá hacer llegar al diputado solicitante un informe que detalle los motivos para ello.

En relación con la segunda cuestión, Llamazares informó sobre el denominado ‘Informe incidentes frontera de Ceuta Día 06/02/2014’, de la Dirección General de la Guardia Civil, firmado por el teniente general y director adjunto operativo de este Cuerpo, Cándido Cardiel Ojer, donde se ofrece la versión oficial de los hechos ocurridos en la frontera ceutí con Marruecos.

Llamazares advirtió de que este informe prueba la existencia de instrucciones para utilizar pelotas de goma como medida disuasoria en la entrada de inmigrantes por el mar, instrucciones no explicadas por los máximos responsables de Interior hasta ahora.

En uno de sus apartados, el informe señala textualmente que “a fin de frenar su avance (de los inmigrantes) se lanzan los medios para delimitar la traza fronteriza en el mar con la orden habitual de que siempre haya varios metros entre el lugar de impacto en el agua y los propios inmigrantes, para no alcanzarlos; todos los lanzamientos se hacen desde tierra, siendo la distancia superior a 25 metros, y la zona de impacto siempre correspondía a aguas españolas, lejos de donde se encuentran los inmigrantes”.

Para Llamazares, “en nuestra opinión es en buena medida un reconocimiento de culpa porque se reconoce la utilización de material antidisturbios, que se lanza de manera direccional a los inmigrantes y sólo se deja de lanzar cuando la distancia es de 25 metros, cuando no se debe lanzar cuando la distancia es inferior a 50 metros”.

El diputado de IU se centra también en otra parte del texto donde el oficial de la Guardia Civil que lo firma señala que ese día 6 “los inmigrantes que son contenidos y rechazados en las líneas de vigilancia antes descritas no son objeto de devolución en caliente” y que “no se consumó ninguna entrada ilegal de inmigrantes en territorio nacional, a efectos del régimen general de extranjería, en tanto en cuanto ni en la valla terrestre, ni en la línea de vigilancia establecida en la lengua del agua en la playa del espigón de El Tarajal, ningún inmigrante rebasó dichas líneas”.

Ante esta explicación, Llamazares considera que las ‘devoluciones en caliente’, con estos criterios, se van a poder seguir realizando en cualquier momento, ya que la única excusa es que los inmigrantes no lleguen a alcanzar la espalda de los agentes de la Guardia Civil o de la Policía Nacional.

“Es decir –afirmó-, siempre se puede devolver al inmigrante. Esa es la interpretación sesgada y torticera de la Ley de Extranjería”, que hace el Gobierno del PP. “La incumple y ya no hay frontera entre España y Marruecos y lo que estipula la frontera es la espalda de los efectivos”, insistió.

A raíz de todos estos datos, Gaspar Llamazares consideró que hay elementos “suficientes” para que IU mantenga su petición para crear una comisión de investigación en el Congreso sobre estos hechos, así como para seguir solicitando la dimisión tanto del ministro, Jorge Fernández Díaz, como del director general de la Guardia Civil.

A preguntas de los periodistas sobre si es posible aceptar el Pacto de Estado sobre inmigración –sobre el que el Gobierno del PP y el PSOE han acercado posturas en las últimas horas- respondió que a día de hoy se sigue vulnerando la legalidad en lo que se refiere a lo ocurrido en Ceuta, por lo que la prioridad es delimitar lo ocurrido y que el Gobierno asuma responsabilidades.

“El requisito indispensable para hablar de inmigración es que el Gobierno cumpla la ley, informe a la Cámara y asuma responsabilidades políticas”, resumió Llamazares.