Juicio a tres policías por supuestas agresiones a internos en el CIE de Barcelona

Comunicado del Área de Migraciones de Izquierda Unida

La tarde del 31 de diciembre de 2013, agentes de la policía nacional agredieron en las duchas, presuntamente, a 2 internos en el CIE de Barcelona. El conflicto derivó en una protesta en el patio por las condiciones lamentables de vida en las que estas personas se ven obligadas a vivir. A este hecho, la dirección del centro respondió llamando a los antidisturbios que la disolvieron, según los internos, violentamente. Hace unos meses declararon 6 de los 7 internos que decían haber sido agredidos. El séptimo, el que presentaba las lesiones más graves, fue expulsado del país antes de poder declarar ante la jueza. Además, uno de ellos declaró que después de interponer la denuncia, fue de nuevo atacada. El abogado de la acusación particular pidió el vídeo del incidente, pero al parecer la policía decidió no conservar las imágenes. Todos estos hechos demuestran serias irregularidades en las formas y los procedimientos con los que se emplea la policía en los CIEs.

Desde Izquierda Unida, entendemos que estos maltratos y situaciones son consecuencia de la política migratoria del Gobierno y las condiciones infrahumanas en las que se ven obligados a vivir los inmigrantes que acaban en los CIE. Los centros están masificados y las condiciones de salubridad, higiene y alimentación son muy deficientes. A pesar de no estar tipificados como cárceles y albergar a personas sin papeles que no han cometido ningún delito, funcionan como tales y los únicos funcionarios que trabajan en ellos son policías que no pueden atender a las necesidades de este colectivo, sino que solo sirven como fuerza de orden y represión.

Como ya advirtió el Área de migraciones de IU en un anterior comunicado, el reglamento de los CIEs aprobado recientemente por el Gobierno no soluciona ninguna de las deficencias y está en línea con el carácter represor de la Ley de Extranjería.

Hasta el momento, tanto el PP como el PSOE, han utilizado a los inmigrantes como arma arrojadiza para conseguir réditos electorales consiguiendo crear un repunte del racismo en nuestra sociedad. Esta manera absolutamente irresponsable de actuar y jugar con la vida de personas es repulsiva y no está a la altura de un estado de derecho que se jacta de respetar los derechos humanos cuando, con la UE como cómplice, los vulnera sistemáticamente.

Por tanto, exigimos de nuevo el cierre de los CIE y un giro radical en la política migratoria del  Gobierno.



Área de migraciones de Izquierda Unida