García Rubio denuncia que el Gobierno del PP “está dedicado en cuerpo y alma a salvar bancos con el dinero de aquellos a los que prepara una nueva oleda de recortes en los servicios públicos”

El secretario federal de Economía y Empleo de IU incide en que “hasta 2013 los recortes aplicados sólo en Sanidad y en Educación ya ascendían a cerca de 14.000 millones de euros, es decir, una cantidad mayor que los fondos públicos que ahora se van por el desagüe con la venta de Catalunya Banc”

El secretario ejecutivo federal de Economía y Empleo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, destaca la “hipocresía política y económica” del Gobierno de Mariano Rajoy que “mientras sigue empeñado en ‘vender’ una ficticia recuperación económica, a lo que se dedica en cuerpo y alma es a salvar bancos con el dinero de todos para que sigan haciendo su ‘agosto’ con la crisis las grandes entidades bancarias. Al tiempo, prepara otra oleada de recortes en Sanidad, Educación, Justicia y otros servicios públicos para cumplir el déficit exigido por la troika en el ‘rescate encubierto’ en el que estamos inmersos”.

García Rubio critica duramente las condiciones de la venta del nacionalizado Catalunya Banc al BBVA “con la que el Ejecutivo del PP permite y hace oficial una pérdida de al menos 11.800 millones de euros. Al final, se cumplen las peores expectativas y el Estado sólo va a recuperar cerca del 10% de las ayudas públicas originadas por el banco en crisis. El resto lo tendremos que pagar los ciudadanos durante los próximos años”.

El dirigente federal de IU señala que “mientras el BBVA amplía su negocio con una entidad saneada con dinero público, que dispone de más de 1.000 sucursales, de las que 821 están en Cataluña, el Gobierno remite a las comunidades autónomas un proyecto de nuevos recortes con 255 medidas concretas. Esta nueva ‘vuelta de tuerca’ para reducir los derechos y los servicios de los ciudadanos va desde generalizar en toda España el euro por receta, a volver a recortar las retribuciones de los empleados públicos, suspender la contratación de interinos o aumentar las ratios profesor/alumno en la enseñanza”.

García Rubio recuerda que “hasta 2013 los recortes aplicados sólo en Sanidad y en Educación ya ascendían a cerca de 14.000 millones de euros, es decir, una cantidad mayor de los fondos públicos que ahora se van por el desagüe con la venta de Catalunya Banc”.

El responsable económico federal de Izquierda Unida señala que “con la compra a precio de saldo del banco nacionalizado el BBVA aumentará su cuota de mercado en Cataluña hasta el 23%. Izquierda Unida ha defendido siempre la necesidad de que estas entidades nacionalizadas, una vez que se decidió su rescate y meter dinero público para su saneamiento, debían permanecer en poder del Estado para construir un polo de Banca Pública que garantice el crédito a las pequeñas empresas y a las familias. Pero Rajoy y su equipo económico se pliegan una vez más a los intereses privados y cuando estos bancos pueden dar beneficios una vez saneados se encarga simplemente de malvenderlos por precios ridículos a los grandes bancos españoles o a fondos extranjeros”.

“Esta generosidad del PP con la Banca –añade José Antonio García Rubio- contrasta con la cicatería hacia la ciudadanía. Mientras los banqueros cuadran su negocio habrá que pagar si se olvida una cita médica, seguirán reduciéndose las becas de comedor y de libros, disminuye el dinero dedicado al turno de oficio y bajarán los fondos de acción social de los empleados públicos, para completar las medidas ya señaladas”.