Cayo Lara afirma que ni Rajoy ni el PP pueden presentarse como "el adalid de la regeneración y la transparencia porque sus hechos desmienten sus discursos"

El coordinador federal participa en la celebración del Día de Asturias organizada por la federación de IU en esta comunidad, donde advierte de que con la reforma electoral que buscan imponer los ‘populares’ “quieren conseguir con leyes lo que no conseguirán con votos”
 
El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha cuestionado hoy la “legitimidad” del PP y del Gobierno de Mariano Rajoy en su intento de protagonizar conversaciones con el resto de formaciones para hablar de medidas de regeneración democrática. Rechazó que ni Rajoy ni su partido pueden presentarse “como el adalid de la regeneración y la transparencia. Sus hechos desmienten sus discursos”.
 
Lara ha hecho esta valoración durante la rueda de prensa y el acto político posterior celebrados en Rioseco, en el municipio asturiano de Sobrescobio, lugar elegido este año por IU Asturias para celebrar el festivo Día de la comunidad. Entre otros dirigentes de la formación a nivel estatal y autonómico, estuvo acompañado en sus intervenciones públicas por el coordinador general asturiano de IU, Manuel González Orviz.
 
El máximo responsable de Izquierda Unida señaló que la “supuesta regeneración” de la que a estas alturas le ha dado por hablar a los ‘populares’ se aborda, en realidad, en el marco de un “proceso de degeneración democrática” con el objetivo no expresado por el PP de tratar de mantenerse en el poder incluso en contra de la voluntad ciudadana. Es ahí donde situó la apuesta del partido de Rajoy por imponer una reforma electoral para la elección directa de alcaldes y primar artificialmente con mayoría absoluta a la lista más votada, aunque no la consiga.
 
Tachó estos cambios como “un ‘pucherazo’, un golpe de Estado a la democracia municipal. Quieren conseguir con leyes lo que no conseguirían con votos”.
 
Cayo Lara analizó que con este cambio que el PP está dispuesto a aprobar incluso en solitario no sólo se influirá en la elección de los alcaldes “sino también en su control”, ya que se limitarán las posibilidades para ello “como puede ser la moción de censura” y se debilitarán los mecanismos de seguimiento político en las corporaciones municipales.
 
“Buscan –insistió- perpetuarse en el poder y evitar que procesos privatizadores, por ejemplo, puedan revertirse, al tiempo que mantener el control sobre el urbanismo que permitió el ‘pelotazo’ inmobiliario”.
 
Frente a la llamada por parte de Gobierno para convocar una próxima reunión sobre estas cuestiones –que en el caso de IU aún no se ha producido-, el coordinador federal de IU criticó la disparidad de voces y las propuestas contradictorias en el PP sobre algunos de los cambios avanzados, como es el caso de la supuesta reducción de los aforados. Recordó que Gallardón planteó primero en una entrevista en un periódico de tirada nacional bajar el número de aforados a 22, cifra que luego matizó al alza la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para después corregir a ambos la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.
 
“Si quieren hablar de aforamientos -dijo-, estamos dispuestos a hablar”, pero aclaró que Izquierda Unida defenderá su propia propuesta de que “la mejor alternativa sería eliminar cualquier aforamiento”.
 
Tampoco ve clara la disposición del PP a aplicarse en la regeneración democrática en cuestiones como los indultos. Lara reclamó que, si quieren demostrar alguna voluntad de cambiar las cosas, acepten la propuesta registrada ya por IU a través de una iniciativa parlamentaria que plantea que los indultos se eliminen por completo en delitos vinculados con la corrupción y que en el resto de casos sólo sean posibles tras los preceptivos informes, incluidos especialmente los de los tribunales que dictaron las condenas a indultar.
 
Cayo Lara dejó clara su opinión de que el PP tiene “muy difícil” hablar de transparencia porque es el partido que más ha mirado para otro lado en los numerosos casos de corrupción que le afectan. “No tienen autoridad ética, ni moral, ni política porque tienen una trama de corrupción que no han estado dispuestos a que se investigue. En el colmo del cinismo salen diciendo que la Gürtel les perjudica, cuando se creó para favorecer, directamente, su toma del poder. No pueden hablar de transparencia quienes rompen los discos duros de los ordenadores para entorpecer las investigaciones”.
 
En esta línea, recomendó al PP que si de verdad está dispuesto a iniciar un proceso de regeneración democrática y de transparencia tomen decisiones que claramente vayan en ese sentido: “Podrían empezar por suprimir el sueldo vitalicio de Aznar y de González como ex presidente o, al menos incompatibilizarlo con otros ingresos privados. Eso sería un buen botón de muestra”.
 
A estos supuestos intentos de hablar de regeneración democrática del PP Lara les enfrentó su idea de que, más allá de “declaraciones efectistas o de elementos de distracción”, IU mantendrá su prioridad de trabajar para realizar propuestas alternativas concretas para “garantizar pan, techo y trabajo” a quienes más están sufriendo la crisis, además de generar políticas que “favorezcan la convergencia y la unidad de la izquierda para combatir las políticas de derechas sobre las que se ha sustentado el poder económico”, a través del Gobierno del PP.
 
Este planteamiento político a nivel estatal lo completó Manuel González Orviz en el plano autonómico de Asturias con la disposición de IU a negociar unos presupuestos para esta comunidad que sean “sociales y con capacidad para reactivar la economía asturiana”.
 
El coordinador regional manifestó el “orgullo de ser de IU y votar IU” porque, explicó, “es una fuerza con tradición de compromiso de lucha y porque una parte de las mejoras sociales y servicios públicos en Asturias han sido posibles gracias a IU. Siempre hemos centrado los problemas de los ciudadanos en tratar de superarlos”.
 
La celebración del Día de Asturias organizada por IU reunió a un importante número de militantes y simpatizantes que asistieron al acto político y participó después en una comida popular, además de en los actos festivos programados.