IU pide a la Justicia una acción "rápida, precisa y contundente" sobre el uso de las tarjetas de Caja Madrid y anuncia que exegirá de nuevo que se cree una comisión de Investigación en el Congreso

José Luis Centella indica que “Izquierda Unida, como ya viene haciendo desde el primer momento, contribuirá de forma decidida y hasta las últimas consecuencias, tanto a nivel político como judicial, al esclarecimiento de cualquier delito o práctica irregular que se haya podido cometer en este caso”

 El coordinador de la Presidencia Federal de Izquierda Unida y portavoz parlamentario, José Luis Centella, pide a la Justicia una actuación “rápida, precisa y contundente” en el caso del supuesto uso fraudulento de tarjetas por parte de directivos y consejeros de Caja Madrid. Centella afirma que “Izquierda Unida, como ya viene haciendo desde el primer momento, contribuirá de forma decidida y hasta las últimas consecuencias, tanto a nivel político como judicial, al esclarecimiento de cualquier delito o práctica irregular que se haya podido cometer en este caso”.

El dirigente federal de IU señala que “frente a la mala memoria de algunos o la inacción política y judicial de otros desde nuestra formación llevamos años denunciando por ambas vías la gestión de determinadas entidades bancarias antes, durante y después de la ‘burbuja inmobiliaria’ y de la grave crisis económica que aún arrastramos y que en buena parte de los casos acabó con su rescate y nacionalización”.

Centella indica que “se equivocan quienes ahora pretenden hacer tabla rasa y equiparar la actuación llevada a cabo por las formaciones políticas en estos casos. Desde el minuto uno Izquierda Unida dirigió su trabajo político e institucional a buscar el esclarecimiento de todas las posibles actuaciones irregulares producidas, sin ningún tipo de distinción, para que tanto la Justicia como las instituciones donde tiene representación contribuyeran a aclarar lo ocurrido y se pudieran exigir las responsabilidades de todo tipo que se derivaran de ello”.

El portavoz parlamentario de IU señala que “todas las medidas e iniciativas que hemos planteado en este tiempo se dirigen en el sentido de que quienes hayan podido utilizar para su beneficio personal cualquier cantidad de dinero valiéndose de un determinado cargo se sienten en el banquillo y dejen de estarlo en las organizaciones políticas”.

Izquierda Unida precisa, ante determinadas valoraciones interesadas lanzadas en las últimas horas, que ninguna de las personas que ocuparon puestos de dirección o como consejero de Caja Madrid forma ya parte desde hace tiempo de esta organización y esta formación exige que “la Justicia actúe por igual para todos, caiga quien caiga, en función de las actuaciones realizadas”.

Además, desde esta formación se exige a todos los implicados en este caso que “reembolsen las cantidades gastadas, independientemente de que la Justicia determine después la legalidad o no de uso, ya que lo que pudiera estar ajustado a Derecho, y esto lo deben determinar los tribunales, sin ningún género de dudas es incompatible con unos mínimos principios éticos y de actuación política”.

Centella recuerda, además, que desde el principio de esta legislatura “Izquierda Unida ha tratado de que se constituyan en el Congreso dos comisiones de investigación parlamentarias con objetivos muy claros. La primera, para que investigar y depurar las responsabilidades políticas que se pudieran derivar de la gestión realizada en las cajas de ahorro y que desembocó en su intervención y posterior nacionalización”.

“La segunda -añade-, sobre las formas de financiación de todos los partidos políticos para que la ciudadanía tenga información precisa de cómo se realiza, con mucho más motivo tras los graves casos de supuesta corrupción e indicios de financiación irregular que salpica gravemente a determinadas formaciones”.

En el caso de las cajas de ahorro -detalla José Luis Centella- el PP ha vetado en el Congreso hasta en media docena de ocasiones a través de su mayoría absoluta no sólo que se pueda crear la comisión de investigación que reclama IU, sino también que llegara a debatirse esta iniciativa en el Pleno de la Cámara Baja y poder escuchar así los argumentos a favor o en contra de todas las formaciones, aunque luego pudiera ser rechazada con los votos del grupo o grupos que disponen de más diputados”.

El portavoz parlamentario indica que “por si quedara algún género de duda sobre nuestra actuación pasada y presente, hoy anunciamos que volveremos a llevar esta comisión de investigación al Congreso. Esperamos que quién pueda volver a vetarla o a rechazar su tramitación en sede parlamentaria dé y se le exijan las explicaciones públicas debidas por ello”.

Esta misma exigencia de comisión de investigación la llevó también IU-Comunidad de Madrid a la Asamblea madrileña. Esta federación de IU reiteró ayer mismo que volverá a intentarlo para que desde el parlamento autonómico madrileño se pueda conocer hasta el último detalle de lo que pasó en Caja Madrid/Bankia y la actuación de todos aquellos que tuvieron alguna responsabilidad directiva en esta entidad, antes y después de su proceso de fusión y de nacionalización.

Ad
emás de estas actuaciones políticas, IU presentó el pasado mes de abril en la Audiencia Nacional una querella criminal contra Bankia y el Banco Financiero y de Ahorros (BFA) en la que se incluían a sus 32 ex consejeros de ambas entidades. La querella apuntaba ya entonces en su argumentación la “probable y posible comisión” de siete delitos: estafa, asociación ilícita, delito contable, de apropiación indebida, administración desleal, falsedad en documento mercantil y falseamiento de información económico-financiera, para que fueran investigados desde esta instancia judicial.

Desde esta formación ya se explicó entonces que Izquierda Unida emprendía esta iniciativa tras habérsele impedido todas las vías políticas que llevaba intentando desde hacía meses y también por una “obligación ética y política”, dado que de la actuación de los querellados, entre los que estaban los representantes de las distintas formaciones políticas en esta entidad, se podrían derivar responsabilidades no sólo en la situación desastrosa a la que se había conducido a esta entidad sino sobre la existencia de supuestos lucros personales.