IU registra su propuesta actualizada para crear una Comisión de Investigación sobre los "fraudes, casos de corrupción y actuaciones contrarias a la Ética Pública en las Cajas de ahorros

Cayo Lara llevará, además, este tema a la próxima sesión de control al Ejecutivo en el Pleno del Congreso y preguntará a Mariano Rajoy si “¿Está dispuesto el Gobierno a proponer la creación de una comisión parlamentaria para investigar la situación de todas las entidades financieras intervenidas?”

Izquierda Unida, a través de su Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA, ha registrado en el Congreso su propuesta para la creación de una “Comisión parlamentaria de investigación sobre los fraudes, casos de corrupción y actuaciones contrarias a la ética pública cometidos en las cajas de ahorros”.

Esta formación actualiza así la propuesta que lleva planteando de forma reiterada desde el principio de legislatura y que ha sido vetada en repetidas ocasiones por el Grupo Popular gracias a su mayoría absoluta en la Cámara. A lo largo de esta tramitación el partido de Mariano Rajoy ni siquiera ha permitido que se incluyeran en el orden del día del Pleno de la Cámara Baja para su debate y votación.

Esta misma semana Cayo Lara detalló con minuciosidad las múltiples iniciativas planteadas por Izquierda Unida a nivel político y judicial en los últimos años para enfrentarse a la corrupción y poder atajar directamente y descubrir casos como el reciente de las tarjetas opacas de Caja Madrid.

Como es preceptivo reglamentariamente, Izquierda Unida ha recabado la firma de otro grupo parlamentario para que apoye su propuesta, en este caso el Mixto. En el desarrollo de la misma se señala que “el plazo para la realización de los trabajos de la Comisión de Investigación será de tres meses, desde su constitución”.

Además, Cayo Lara ha registrado ya su pregunta oral dirigida la próxima semana a Mariano Rajoy para su respuesta durante la sesión de control al Gobierno en la que le plantea si “¿Está dispuesto el Gobierno a proponer la creación de una comisión parlamentaria para investigar la situación de todas las entidades financieras intervenidas?”

Izquierda Unida entiende que “dados los escándalos que las investigaciones judiciales han sacado a la luz en la gestión de determinadas cajas de ahorros se hace  necesaria una actuación de quienes representamos la soberanía popular. Tenemos la obligación de dar respuesta a la exigencia de la sociedad española, que debe saber si con el dinero de todos los ciudadanos se ha financiado, o podido financiar, el fraude, el enriquecimiento injusto y la estafa de los gestores de las cajas de ahorros de España”.

“La gravedad de los hechos registrados –se argumenta para crear la comisión parlamentaria- hace necesario que su investigación y sus consecuencias políticas y legales se clarifiquen cuanto antes y de forma transparente. Escándalos como el destapado en la antigua caja madrileña son un ejemplo de una cultura de gestión que ha causado un daño profundo a la economía española. Por este motivo, tenemos que afrontar el reto no sólo de detectar esos hechos e investigarlos, sino también poner los medios para evitarlos en el futuro”.

NOTA: A CONTINUACIÓN SE INCLUYE EL TEXTO ÍNTEGRO DE LA PROPUESTA REGISTRADA PARA LA CREACIÓN DE LA COMISIÓN PARLAMENTARIA DE INVESTIGACIÓN

A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Al amparo de lo establecido en el artículo 52 del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, sobre procedimiento de creación de comisiones de investigación, el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: LA IZQUIERDA PLURAL y el Grupo Parlamentario Mixto presentan la siguiente propuesta de creación de una Comisión parlamentaria de investigación sobre los fraudes, casos de corrupción y actuaciones contrarias a la ética pública cometidos en las Cajas de Ahorros.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Dados los escándalos que las investigaciones judiciales han sacado a la luz en la gestión de determinadas cajas de ahorros se hace  necesaria una actuación de quienes representamos la soberanía popular. Tenemos la obligación de dar respuesta a la exigencia de la sociedad española, que debe saber si con el dinero de todos los ciudadanos se ha financiado, o podido financiar el fraude, el enriquecimiento injusto y la estafa de los gestores de las cajas de ahorros de   España.

Ya en 2012 nuestros Grupos Parlamentarios solicitamos una comisión de investigación para tratar las causas de la crisis financiera y el papel de las entidades financieras, de los reguladores y supervisores en la misma. Iniciativa que no fue apoyada en su momento por la mayoría de la Cámara.

Las cajas de ahorros quebradas han sido refinanciadas por el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y por inyecciones de capital del Estado, a través del Fondo de Garantía de Depósitos, esto es, con el dinero de todos los españoles.

La sospecha de que en la gestión de muchas cajas de ahorros ha prevalecido el ‘pelotazo del ladrillo’ por encima de la función social, se han priorizado los créditos privilegiados a sus consejeros por encima de los créditos a los impositores y pequeños empresarios, así como  primado con indemnizaciones multimillonarias los ceses de éstos mismos, requiere una completa investigación que determine responsabilidades y los fallos en los mecanismos de control, porque es evidente que a todo este escándalo y expolio han contribuido la negligencia del Banco de España y la pasividad del Ministerio Público que, a sabiendas de que se estaban cometiendo delitos, no han actuado.

Los casos de la Caja de Ahorros de Madrid, de la Caja de Castilla-La Mancha, de Caja Sur, del Banco de Valencia, de NovaCaixa, son algunos ejemplos de verdadero saqueo y de perjuicio a los impositores y a la sociedad en general.

Los escándalos señalados ponen de manifiesto la existencia de una inmensa operación de captación ilícita de fondos de pequeños ahorradores particulares, mediante engaño, con el fin de retrasar lo que finalmente fue inevitable, la constatación de la pésima gestión que han llevado adelante y la falta de liquidez ocasionada por la misma.

Estas actividades, ahora denunciadas, han afectado directamente a cientos de miles de personas que han visto peligrar los ahorros de toda su vida,  además de afectar a la economía de todo el Estado y de tener una importancia capital en la pérdida de credibilidad del sistema bancario y financiero español, por haber quedado de manifiesto su falta de transparencia y su escasa solidez, lo que a su vez ha provocado la pérdida de confianza de los circuitos económicos internacionales en la economía española.

Pérdida de credibilidad que se extiende a los organismos de control del sistema financiero, tales como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que no sólo fueron incapaces de detectar estas operaciones, sino que no quisieron detectarlas y, cuando las conocieron, ocultaron el inmenso engaño que se estaba produciendo a miles de personas.

Esta situación debe ponerse en relación con el fatal desenlace del modelo de desarrollo económico fraudulento y especulativo que ha tenido la economía nacional, ya que el hundimiento de la economía ligada al sistema financiero ha llevado a este país, tras el estallido de la ‘burbuja financiera’, al endeudamiento imparable del Estado, los rescates mil millonarios al sector financiero privado y, 
derivado de ello, a unos niveles de paro insoportables, con millones de personas en situación de desempleo y a un despedazamiento de los servicios públicos básicos ofrecidos a los ciudadanos y a la mutilación de los derechos sociales.

En consecuencia, la gravedad de los hechos registrados hace necesario que su investigación y sus consecuencias políticas y legales se clarifiquen cuanto antes y de forma transparente. Escándalos como el destapado en la antigua caja madrileña son un ejemplo de una cultura de gestión que ha causado un daño profundo a la economía española. Por este motivo, tenemos que afrontar  el reto no sólo de detectar esos hechos e investigarlos, sino también poner los medios para evitarlos en el futuro.

Por todo ello se propone la creación de una Comisión de Investigación con las siguientes características:

Objeto: investigación sobre los fraudes, casos de corrupción y actuaciones contrarias a la ética pública cometidos en las Cajas de Ahorros considerando los siguientes elementos:

.- Los posibles fraudes y abusos en el sector financiero y, en particular, sobre los consumidores en el sector hipotecario.

.- El papel de los reguladores y supervisores financieros.

.- Los problemas de fluidez del crédito.

.- Las prácticas contables y la valoración de activos.

.- El tratamiento fiscal de los productos financieros.

.- El papel de las agencias de calificación en el sistema financiero.

.- Las prácticas de titulización financiera.

.- Los cambios en la estructura salarial de los empleados de las entidades financieras.

.- La estructura legal y regulatoria en el mercado inmobiliario.

.- El papel de los productos financieros derivados.

.- Política de remuneraciones de los miembros del Consejo de Administración y altos cargos.

.- El uso de tarjetas de crédito opacas.

2. Composición: Esta Comisión estará compuesta por 3 representantes de cada uno de los Grupos Parlamentarios con 100 o más diputados en la Cámara, 2 representantes de cada grupo con un número de diputados superior a 10 e inferior a 100, y 1 representante para aquellos grupos con un número de diputados inferior a 10 parlamentarios.

3. Duración: El plazo para la realización de los trabajos de la Comisión de Investigación será de tres meses, desde su constitución.

4. Trabajo a realizar: Para realizar el trabajo de la Comisión se realizarán todo tipo de actividades que se concretarán en un Plan de Trabajo a propuesta de los Grupos Parlamentarios con la realización de las comparecencias necesarias y con la documentación a solicitar: información del Gobierno, de otras administraciones y organismos públicos relacionados, de organismos internacionales, de empresas auditoras, de afectados.

5. Adopción de acuerdos: Los acuerdos se realizarán con criterio de voto ponderado, establecido en el artículo 52.3 del Reglamento.