Albiol denuncia ante la Comisión Europea a las desmesuradas penas que solicita la fiscalía para los activistas del 15M

"Los actos de represión que se vivieron el 15 de mayo de 2011 dieron un impulso clave al Movimiento 15M y por más que sigan intentando acallar a la sociedad, la ola del cambio hacia un proceso constituyente es hoy imparable", dice la eurodiputada.

La eurodiputada de Izquierda Unida, Marina Albiol, ha registrado este martes dos preguntas parlamentarias pidiendo a la Comisión Europea que exprese su opinión sobre los 74 años de cárcel que la Fiscalía española está solicitando para los 14 manifestantes detenidos en Madrid el 15 de mayo de 2011 durante la manifestación que, bajo el lema 'Democracia Real Ya. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros', acabó desembocando en el movimiento 15M.

Albiol recuerda la criminalización sistemática de la protesta social que lleva a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy y por eso pregunta a la Comisión si no cree que con legislación como la Ley Mordaza se están violando derechos fundamentales de la ciudadanía.

"La libertad de expresión constituye uno de los fundamentos básicos de nuestras sociedades democráticas y está consagrada en el artículo 11 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en el artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Peticiones de cárcel como las que conocimos ayer no hacen sino aumentar la desconfianza en las instituciones democráticas y el descrédito de la política", explicó Albiol.

"La actuación de la Fiscalía, pidiendo unas penas desmesuradas que en total suman 74 años de cárcel, es un paso más del Régimen del 78 para criminalizar y amordazar a la ciudadanía. Sin embargo, los actos de represión que se vivieron el 15 de mayo de 2011 dieron un impulso clave al Movimiento 15M y por más que sigan intentando acallar a la sociedad, la ola del cambio hacia un proceso constituyente es hoy imparable", aseguró.

En los textos registrados hoy, Albiol incide en el profundo sentido pacífico del 15M y que aquella primera manifestación se convocó bajo los criterios de No violencia y No confrontación. "No hay duda sobre la condición democrática de la protesta y los contenidos democráticos de las reivindicaciones", explica la eurodiputada, que por último lanza un reto a una de las instituciones de la Troika: "La Comisión europea tiene otra oportunidad de demostrar si pretende ser una institución del lado de la ciudadanía o, si por el contrario, continúa siendo un ente que trabaja para aquellos poderes que controlan nuestros estados y gobiernos y nos usurpan la soberanía y los derechos más fundamentales".

Para más información: +32 0485002582