Izquierda Unida apuesta por "afianzar la equidad del sistema público educativo" a través de sus enmiendas parciales a los PGE para 2015

A través de su Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA propone un incremento global del presupuesto educativo que supera los 1.200 millones de euros para recuperar la cifra destinada a Educación frente a los recortes 

Tras rechazarse las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015 que busca imponer el Gobierno del PP, el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUIA, CHA registró más de 800 enmiendas parciales a las cuentas públicas, entre las que se incluye una amplia batería para corregir las principales indicaciones presupuestarias de la Sección 18, que recoge los programas y partidas destinados a Educación. 

Izquierda Unida apuesta por “afianzar la equidad del sistema público educativo” a través de sus enmiendas parciales a los PGE. Para ello, propone un incremento global del presupuesto educativo que asciende a 1.225 millones de euros que, sumados a los 2.273 millones previstos por el Gobierno, alcanzaría la cuantía de 3.498 millones, muy lejos todavía de los 4.042 millones de 2009 y sólo un 15% más que lo destinado para 2010 ¡hace 5 años!, cuyo presupuesto educativo fue de 3.089 millones de euros. 

Esta formación valora que las partidas dedicadas por el Gobierno de Mariano Rajoy a Educación en 2015 “abundan en el progresivo desmantelamiento de la Educación Pública mediante sucesivos recortes que atacan directamente al corazón de la equidad de nuestro sistema educativo”. 

Izquierda Unida recuerda que el ministro José Ignacio Wert “ha recortado un 23% la inversión en Educación desde que está al frente de esta cartera. Ha perpetrado este ‘tijeretazo’ con el agravante de imponer precipitadamente la puesta en marcha de su ley educativa (LOMCE), ampliamente rechazada por la comunidad educativa y por toda la oposición parlamentaria”. 

“Los presupuestos educativos de Wert –insiste- suponen, además, un ataque frontal a la equidad, al eliminar prácticamente los fondos para educación compensatoria y congelar la cantidad destinada a becas y ayudas del estudio, en lugar de incrementarla sustancialmente, como sería necesario, para paliar las brutales subidas de las tasas universitarias y permitir que se atienda al creciente número de solicitantes que están sufriendo las peores consecuencias de la crisis”. 

Entre las enmiendas parciales presentadas por IU, ICV-EUiA, CHA en materia educativa, destacan: 

·         Incremento de 150 millones en el programa destinado a becas y ayudas a estudiantes, ya que constituyen una de las bases para asegurar el principio de equidad, ofreciendo al alumnado con dificultades socioeconómicas una oportunidad para ejercer plenamente su derecho a la educación. Se propone, además, incrementar en 20 millones de euros las becas Séneca y Erasmus, de modo que sus cuantías permitan realmente acogerse al programa a cualquier estudiante y no sólo a quienes se lo pueden permitir por motivos económicos.

·         Dotación de 200 millones de euros para becas-salario, destinadas a garantizar que ningún/a estudiante tenga obstáculos para acceder o completar sus estudios por razones derivadas de su origen socioeconómico. Esta dotación permitiría cubrir las necesidades de entre 30.000 y 40.000 estudiantes, a razón de 5.000/6.000 euros por curso (500/600 euros por 10 meses)

·         Incremento de 165 millones de euros para el programa de compensación educativa, situándolo así en los niveles de 2012 y para ‘rescatar’ actuaciones como los Programas de apoyo y refuerzo (PROA) en Primaria y Secundaria.

·         Dotación de 150 millones para un fondo de compensación interterritorial en materia de educación, que permita subsanar tanto las desigualdades educativas existentes entre distintos territorios del Estado, como las relacionadas con la tasa de fracaso escolar o con el gasto medio por estudiante.

·         Dotación de 200 millones de euros para Escuelas Infantiles, cofinanciadas con las comunidades autónomas, por tratarse de un tramo educativo que responde a importantes necesidades sociales y porque, como señala la propia OCDE, la inversión en educación temprana es el mejor medio para prevenir el fracaso escolar y mejorar la equidad de los resultados académicos.

·         Dotación de 60 millones de euros para reducir el abandono escolar temprano, que recae principalmente sobre alumnado de familias con menor renta económica.

·         Incremento de 80 millones de euros para Formación Profesional, asegurando recursos y oferta suficiente para atender a todo el alumnado que la solicita.

·         Dotación de 27 millones de euros para ayudas a libros de texto, dado el recorte brutal que ha sufrido esta partida en los últimos años, a pesar de resultar más necesaria que nunca, como consecuencia de la grave situación económica por la que atraviesan innumerables familias.

·         Dotación de 13 millones para la UNED, que equivale al recorte que viene sufriendo desde hace años, a pesar de que su número de estudiantes haya aumentado considerablemente. 

A estas enmiendas se añaden otras con cuantías menores, pero igualmente orientadas a impulsar una Educación Pública más equitativa (enmiendas para mejorar la equidad de los centros y para la educación exterior), más democrática (para impulsar actuaciones de las asociaciones de madres y padres, y del alumnado de Secundaria y universitario) y más integral (para fomentar las enseñanzas artísticas).