Izquierda Unida anima a la ciudadanía a participar en las movilizaciones convocadas hoy 25 de Noviembre en todas las capitales de provincia, solicitando la liberación del Arctic Sunrise.

Desde Izquierda Unida queremos sumarnos a las voces que, desde distintas organizaciones y desde gran parte de la sociedad, solicitan al Gobierno español que retire la fianza de 50.000 euros impuesta a Greenpeace y que está impidiendo que este barco pueda salir del puerto de Arrecife, además de mostrar nuestra solidaridad con los activistas que fueron brutalmente embestidos por dos lanchas de la Armada Española en especial con la compañera italiana que tuvo que ser hospitalizada tras caer al agua por esta incomprensible agresión.

Para Izquierda Unida que las fuerzas armadas actúen de esta manera violenta para defender los intereses de una empresa privada ante la protesta pacífica que Greenpeace estaba llevando a cabo, deja a las claras hasta donde está dispuesto a llegar el ejecutivo, y en especial el ministerio comandado por el ministro José Manuel Soria, para que los intereses económicos de Repsol queden por encima de los intereses medioambientales canarios y de la propia soberanía autonómica, que ya ha expresado en múltiples ocasiones el rechazo a estas prospecciones que no solo ponen en peligro el ecosistema del archipiélago, sino también las diversas actividades económicas en que se sustenta.

Ni Repsol ni el Gobierno quieren testigos ni escuchar a las miles de voces que les están alertando del riesgo que supone hacer prospecciones a 3.000 metros en una “zona de especial riesgo”, pero por otro lado, esta no es más que la penúltima acción que desde el ministerio de Industria, Energía y Turismo se lleva a cabo para seguir incidiendo en a explotación de los escasos, costosos y peligrosos recursos de hidrocarburos con que España cuenta, basándose en la elevada dependencia que se tiene del exterior pero obviando que estos recursos no pertenecerán a la ciudanía española, sino que estarán en manos de las multinacionales como Repsol.

En este sentido queremos reseñar que la única vía para modificar esta balanza energética negativa es incidir en el cambio de modelo energético, avanzando en la utilización de las fuentes de energía renovable, únicas fuentes que desde el estado español se dispone de manera limpia, sostenible e inagotable, haciendo que la energía sea un bien de utilidad pública y no un recurso en manos de las empresas privadas.

Por todo ello, al igual que ya hicimos con los permisos de exploración de Fracking,  animarle a que escuche el clamor social que le pide que detenga los proyectos de prospecciones de hidrocarburos que se han puesto en marcha en Canarias, así como los que amenazan Baleares, Columbretes, el Cantábrico o la costa del Sol y en su lugar apoye el desarrollo de ese nuevo modelo energético como solución.