Resolución de la Secretaría de Relaciones Internacionales de IU sobre la celebración de la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno

Los días 8 y 9 de diciembre de 2014, se reunió en Veracruz (México) la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de gobierno. Sus trabajos estuvieron centrados en  la innovación, la educación y la cultura como objetivos prioritarios para promover el crecimiento económico y el desarrollo sostenible.

Izquierda Unida celebra que esta cumbre se haya desarrollado en el marco de un proceso de renovación y descentralización o desconcentración, y con la intención de dar una mayor horizontalidad a su funcionamiento. En este sentido percibimos y consideramos saludable y positivo el propósito de abandonar el paternalismo de periodos anteriores e iniciar una nueva andadura de equilibrio entre todas las partes integrantes.

En pro de la horizontalidad, reivindicamos la necesidad de un acercamiento de la Institución encargada de ejecutar los mandatos de las Cumbres, la SEGIB, a las ciudadanas y ciudadanos de ambos lados del Atlántico, haciéndoles partícipes directos en la identificación de sus necesidades y aspiraciones y de la toma de decisiones. 

Izquierda Unida se congratula por el objetivo último, recogido en la Declaración final de esta Cumbre que enuncia como finalidad del desarrollo “la construcción de sociedades guiadas por el principio ético de la igualdad” y para lo cual se considera necesario promover acciones que fortalezcan la inclusión de los sectores más marginados. Igualmente se reconoce la cultura “como medio indispensable para la construcción de la unidad en la diversidad, parte integrante del respeto a la pluralidad y justo equilibrio entre nuestras naciones”. Izquierda Unida se permite recordar que no se podrá construir la igualdad sin la participación directa de los sectores afectados por la marginación, la exclusión y la pobreza.

Izquierda Unida considera recomendable que para analizar los resultados de los trabajos a desarrollar a partir de las decisiones tomadas con el fin de lograr los objetivos marcados, se implementen indicadores que permitan medir resultados en términos de beneficio social y no solo de beneficio económico.

Izquierda Unida celebra la adopción de los comunicados adoptados por los integrantes de la Cumbre, y en especial de aquellos que defienden el valor de la vida de las personas y el respeto a los Derechos Humanos, destacando la solicitud para poner fin a los largos años de bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EEUU a Cuba; la  especial atención dedicada a los niños, niñas y adolescentes migrantes; sobre el problema mundial de las drogas; y sobre el apoyo al Proceso de Paz en Colombia.

Izquierda Unida llama la atención y denuncia la aparente ausencia de preocupación por parte de la Cumbre ante el grave problema que afrontan los emigrantes latinoamericanos en nuestra Península Ibérica y, en general, en el sur de Europa. Muchos de ellos se encuentran afectados por la falta de trabajo, la estafa inmobiliaria de las hipotecas basura y en consecuencia la pobreza y la marginación. Solicitamos que no se olvide a este sector de población que durante años ha contribuido con su aportación económica a la mejora de la situación de sus países de origen y que enriquece con su aporte cultural y laboral a los países de destino.

Izquierda Unida quiere, por último, dedicar una mención especial al caso de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos en la ciudad de Iguala, lamenta este grave caso de violación de los Derechos Humanos que ha conmocionado a todo México y que ha estado presente de forma implícita o explícita durante todas las sesiones de la Cumbre, y expresa su deseo de que se esclarezca lo sucedido y que se haga justicia para las víctimas y sus familias.

Izquierda Unida aprovecha la ocasión para felicitar a Rebeca Grynspan, que asumió el cargo de Secretaria General de la SEGIB hace algunos meses y le desea éxito en su labor en pro del acercamiento de nuestros pueblos y en la difícil tarea de buscar la mejor forma de acabar con la desigualdad, la pobreza y la marginación de tantos millones de seres humanos a ambos lados del Atlántico.

La próxima Cumbre se celebrará en 2016 en Colombia. Izquierda Unida espera y desea que se pueda desarrollar en una nueva atmósfera en ese castigado país, una vez llevado a buen término el Proceso Paz que se está desarrollando en Cuba entre el gobierno colombiano y las FARC-EP. Resulta imprescindible que el Gobierno del país anfitrión de la Cumbre sea respetuoso de los derechos humanos de  su población, siendo lo cierto que a fecha de hoy en Colombia hay mas de 6 millones de desplazados internos, al menos 30.000 detenidos desaparecidos, y continua sin aclararse las responsabilidades por el caso de los llamados “falsos positivos”, las mas de 5.000 ejecuciones de civiles por las fuerzas militares entre 2004 y la actualidad, presentados falsamente como guerrilleros muertos en combate, sin olvidar que Colombia es el país del mundo donde mas asesinatos de sindicalistas se producen cada año.

Es obligación del Gobierno colombiano poner fin a estas violaciones masivas de los derechos humanos y castigar eficazmente a sus responsables, especialmente cuando estos sean agentes del Estado.