Medio centenar de eurodiputados hacen un llamamiento al Ministerio de Interior para que conceda el asilo político a Hassana Aalia

Medio centenar de eurodiputados de múltiples países de la UE han firmado una carta en la que se hace un llamamiento al Ministerio de Interior del Estado español para que “revoque su decisión y conceda el asilo político a Hassanna Aalia”, joven activista saharaui por los Derechos Humanos y defensor del derecho de autodeterminación del Pueblo Saharaui, “ante el grave riesgo que supondría para su vida regresar a Marruecos o al Sahara Occidental bajo control marroquí”.

En la misiva, que ha sido remitida tanto al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, como a la comisaria de Justicia e Interior de la UE, Vera Jourová, los parlamentarios expresan su “inmenso estupor y preocupación” por que España no haya concedido el asilo a Hassanna Aalia y recuerdan la resolución del Parlamento Europeo del 7 de marzo de 2013, en la que se pide la protección de los derechos fundamentales del pueblo del Sáhara Occidental y se exige “la liberación de todos los presos políticos saharauis”.

Asimismo, recuerdan al Gobierno español “que ha de cumplir sus obligaciones internacionales relativas al respeto del principio de no devolución, recogido en la Convención de Ginebra y reconocido por el Sistema Europeo Común de Asilo”.

La carta, enviada a todo el personal de la Eurocámara por la eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López, expone con todo detalle el caso de Hassanna Aalia. Nacido en El Aaiún (Sahara Occidental) hace 26 años, solicitó asilo político en enero de 2012 tras enterarse de que su nombre figuraba en la relación de acusados que iban a ser juzgados en Rabat por un tribunal militar por haber participado junto a miles de saharauis en el campamento de la dignidad de Gdeim Izik.

El Grupo de Gdeim Izik, compuesto por 25 personas, fue juzgado por un tribunal militar marroquí en febrero de 2013, siendo condenados a largas penas, incluidas cadenas perpetuas. Ese fue el caso de Hassanna Aalia, que fue juzgado en ausencia. Ocho años antes, con sólo 17 años, ya había sido detenido y torturado por participar en una manifestación a la salida de la escuela. Estos dos antecedentes, dice la carta, deberían ser motivo suficiente para que el Estado español le hubiera concedido el asilo.

Además de esta iniciativa, la delegación de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo va a promover que se debatan de urgencia el caso de los presos políticos saharauis encarcelados por Marruecos y la situación concreta de Hassanna Aalia en la próxima sesión plenaria a mediados de febrero.