IU se reúne en Bruselas con representantes de trabajadores de la planta de Campofrío calcinada en Burgos y exige a la empresa que cumpla la promesa de reconstruir la fábrica

La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López ha recibido este martes en el Parlamento Europeo a una delegación de representantes de los trabajadores de la antigua planta de Campofrío en Burgos, que el 16 de noviembre del año pasado quedó calcinada tras un incendio, y les ha mostrado todo el compromiso de nuestra organización para exigir “el cumplimiento de los acuerdos alcanzados con la empresa” y exigirle “la reconstrucción de la planta lo antes posible”, con el objetivo de “reparar el tejido industrial, tan necesario en la región”.

La fábrica de Campofrío, inaugurada en 1997, era una de las cuatro plantas de producción que la multinacional poseía en Castilla y León y daba trabajo directo a 891 personas. Además de suponer una pieza fundamental en el tejido industrial de la comunidad, la factoría se surtía de materia prima del sector ganadero de la región, con lo que el incendio ha provocado un efecto devastador también sobre este sector.

Invitados por la propia López, los representantes de los trabajadores han expuesto a la eurodiputada los obstáculos que están encontrando para que el Gobierno cumpla los compromisos que habían alcanzado en materia de ingresos y de recolocación de la plantilla mientras se reconstruye la planta. Este es uno de los temas clave de sus preocupaciones, ya que tanto la empresa, como las autoridades locales, provinciales y autonómicas acordaron que se volvería a levantar una nueva fábrica que, en palabras de Campofrío, sería "la mejor fábrica de productos cárnicos del mundo".

Pese al acuerdo, la eurodiputada de IU ha recordado que "las grandes compañías no pueden eludir la responsabilidad con el territorio donde producen” y por eso considera vital que, “ante un accidente de estas características”, la empresa muestre su “compromiso” y “emprenda cuanto antes la reconstrucción de la planta para recuperar todos los empleos".

López, que ha puesto a disposición de los trabajadores “todos los mecanismos que estén en nuestra mano para exigir el cumplimiento de los compromisos”, ha expresado que “este caso debe servir para sentar precedentes positivos y evitar disputas jurídicas entre aseguradoras y multinacionales”.

“El criterio principal no es otro que el mantenimiento del empleo, que en la actual situación de crisis es de extrema emergencia", ha sentenciado.