Nuet considera que "la celebración de un referéndum en Cataluña con todas las garantías legales y democráticas sigue siendo la solución”

El diputado de IU, ICV-EUiA, CHA reivindica un proceso constituyente “para decidirlo todo” durante una conferencia en el Centro Asturiano de Madrid el mismo día en que el Tribunal Constitucional anula el decreto del 9-N

“La celebración de un referéndum con todas las garantías legales y democráticas sigue siendo la solución”. Esta es la reivindicación realizada por el diputado del grupo de IU, ICV-EUiA, CHA y coordinador general de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), Joan Josep Nuet, en la conferencia que pronunció a última hora de la tarde de ayer en el Centro Asturiano de Madrid sobre la encaje de Cataluña y España. Nuet -el mismo día en que el Tribunal Constitucional hacía pública la anulación de partes nucleares de la ley de consultas aprobada por el Parlamento de Cataluña y el decreto del 9-N- reivindicó la apertura de un proceso constituyente que permita a lo/as ciudadano/as catalanes y también de todo el Estado “decidirlo todo”, incluida la elección entre monarquía o una república. Recordó, en este contexto, que su grupo parlamentario defendería al día siguiente en el Congreso una propuesta de resolución en este sentido en el marco del Debate sobre el estado de la Nación.

El parlamentario por Barcelona constató al inicio de su intervención que “el modelo social, político e institucional surgido de la transición se encuentra claramente en crisis”. Por un lado, porque “el modelo político e institucional nacido en 1978 ya se constituyó con claras limitaciones, definiendo un sistema democrático de baja intensidad, reticente a la participación ciudadana; estableció unas reglas del juego destinadas a favorecer el bipartidismo, carente de mecanismos de incidencia política y de exigencia de rendición de cuentas”.

De otro lado señaló los “déficits” que se “han puesto en evidencia de forma acentuada a partir del estallido de la crisis”. Valoró que “esta coyuntura excepcional ha sido aprovechada de forma descarada para romper el pacto social mediante la aplicación de medidas de austeridad salvajes, que han supuesto durísimos recortes en los pilares fundamentales del Estado del bienestar”. Puso como ejemplo de ello la reforma del artículo 135 de la Constitución pactada por PP y PSOE para priorizar al pago de la deuda frente a los servicios públicos.

El diputado catalán advirtió en este contexto que “en los últimos años se ha impuesto una lectura restrictiva y recentralizadora del texto constitucional, especialmente en el ámbito de la organización territorial del Estado y del reconocimiento de su plurinacionalidad”.

“Destaca -recordó- la sentencia del Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña” y lamentó que éste es un tribunal “víctima de la manipulación política y partidista que restringe lo que las mismas Cortes Generales, representantes de la soberanía popular, habían aprobado, y que el mismo pueblo de Cataluña ratificó”.

Frente a esta situación de crisis del régimen de 1978 Nuet recordó que han surgido numerosas expresiones de descontento ciudadano, como el 15M, las ‘mareas’ ciudadanas, el movimiento de afectados por la hipoteca, las movilizaciones sindicales en defensa de un trabajo digno y del derecho de huelga o, también, “las movilizaciones sociales a favor del derecho a decidir de Cataluña”.

Joan Josep Nuet reivindicó que “un conflicto político debe ser afrontado por vías políticas” y recordó la fuerza mostrada por esta movilización en las pasadas Diadas Nacionales catalanas. “Y una reivindicación democrática debe ser atendida de manera democrática; es una cuestión de voluntad política para la que existen en nuestra Carta Magna y en nuestro ordenamiento jurídico posibilidades evidentes de dar curso a esta demanda de manera legal. Las leyes y, especialmente, los representantes públicos, deben ofrecer soluciones a los conflictos políticos, no encono de los mismos”, consideró.

Defendió que sí es posible transferir a la Generalitat la competencia de hacer referéndum por parte del Congreso de los Diputados, una posibilidad que negó el pasado abril. También recordó que “ejercer el derecho a decidir no es sinónimo de independencia, sino de democracia: así lo ha demostrado Canadá con Quebec o Gran Bretaña con Escocia”.

“Urge abordar el conflicto sobre la estructura política del Estado en el marco de un nuevo proceso constituyente que recupere para los ciudadanos la soberanía, la democracia real frente a los mercados. Que permita discutir lo que hace 36 años nos fue vetado”, dijo. Recordó que “el derecho a decidir, que hoy se le niega a la ciudadanía de Cataluña, se le ha negado a todos los ciudadanos españoles durante estos 36 años por los sucesivos gobiernos. El último ejemplo, la negativa a someter a referéndum la forma de Estado, entre monarquía o república, aprovechando la abdicación del rey”.