Alvaro Sanz recrimina al Gobierno que "se ría de la gente" por recurrir un año más a créditos extraordinarios para aumentar la partida que defensa destina a pagar armamento

El diputado de IU y portavoz parlamentario de Defensa acusa al Ejecutivo de Rajoy de “tomar el pelo” al Parlamento y denuncia la “vocación por la industria de las armas” del ministro Morenés

El diputado de Izquierda Unida y portavoz parlamentario de Defensa de IU, ICV-EUiA, CHA, Álvaro Sanz Remón, ha recriminado hoy al Gobierno de Mariano Rajoy que “engañe y se ría de la gente” al recurrir un año más en esta legislatura a la argucia legal de aumentar el presupuesto que Defensa destina a pagar ‘programas especiales de armamento’ a través de un decreto-ley que incorpora créditos extraordinarios y un suplemento de crédito para tal fin. Sanz Remón acusó al Ejecutivo, a través del titular de esta cartera, Pedro Morenés, de “tomar el pelo” al Parlamento y denunció la “vocación por la industria de las armas” del ministro. 

En su intervención ante el Pleno del Congreso el diputado aragonés de IU defendió la posición de su grupo en contra de este Real Decreto-Ley 7/2015 que vuelve a aumentar el gasto en armamento en más de 856 millones de euros. Destacó su “hartazgo” por la actitud del Gobierno “contraria a las más mínimas normas de correcto funcionamiento democrático del Parlamento”, al que reprochó también el “ninguneo” que practica Morenés, ausente durante el debate parlamentario y al que sustituyó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al que calificó como “ministro para todo”.

Sanz Remón manifestó el “asombro” de su grupo ante la intervención de Montoro por “justificar lo injustificable”. Criticó con dureza el uso que desde Moncloa se hace de la figura del decreto-ley que convierte la aprobación de sus medidas en un “paseo militar” con el que “han dinamitado el control y el respeto del Parlamento”. 

El parlamentario de IU por Zaragoza denunció que el Ejecutivo practique este “trágala” en la Cámara Baja “por cuarta vez” cuando esta partida debería haberse fijado el pasado otoño en los Presupuestos Generales del Estado para 2015 y como debería haber hecho también en los tres años anteriores. 

Respecto al Presupuesto de 2014, recordó el recurso de inconstitucionalidad presentado por su grupo, junto a PSOE y UPyD, contra el real decreto-ley que incluía también un crédito extraordinario de más de 883 millones de euros para los Programas Especiales de Armamento (PEAS). 

Avisó de que los “grandes beneficiarios” de esta forma de actuar “no son los ciudadanos españoles” y reprendió al PP por poner al Ejecutivo “al servicio del poder armamentístico”, que “no es para lo que ha sido elegido”. El diputado de IU insistió en su crítica a la “reincidencia” del Gobierno, a pesar de que ahora pretenda “edulcorar” su actitud al conceder que dicho decreto se tramite como proyecto de ley. 

Para Álvaro Sanz Remón, el PP al recurrir a estas prácticas el PP “le hace un flaco favor a la credibilidad del Parlamento y de la política. Siguen empecinados en entender que la momentánea correlación de fuerzas de este Hemiciclo les da carta blanca para hacer de su capa un sayo, para exprimir hasta límites insólitos el uso y el abuso de los reales decretos”. 

Destacó también la necesidad de modificar el modelo de I+D+i en España. Señaló que “es necesario un cambio de rumbo en esas políticas” y abundó en la ineludible “reconversión de la I+D+i militar en civil” para lograr un cambio de modelo productivo y para mejorar el empleo. En este punto, exigió a los ‘populares’ que no utilicen a los trabajadores “como chantaje para defender su apuesta por la industria” de Defensa. 

Sanz Remón reclamó que se realice una “valoración sobre la idoneidad o no” de este armamento cuyo pago se arrastra en el tiempo, tal y como han exigido los profesionales de las Fuerzas Armadas, para ver si responde a sus necesidades. 

Remachó que sería “conveniente” realizar un “análisis profundo” sobre las necesidades de la defensa española y estudiar si se precisan “este tipo de programas que han decidido pagar saltándose la vía presupuestaria, ocultando a la gente que su Gobierno prefiere pagar la factura de las armas, aunque tenga que endeudarse y seguir haciendo recortes”.