El Área de América Latina de IU aprueba una resolución donde insta a los Gobiernos de Colombia y Venezuela a encontrar "una salida diplomática a la actual crisis" fronteriza

El texto reconoce la “profunda preocupación” de esta formación por unos acontecimientos “que afectan a centenares de familias colombianas que emigraron de su país fundamentalmente acosados por la violencia paramilitar y la inexistencia de condiciones de vida digna ante el abandono secular en que han vivido durante décadas”

El Área de América Latina de Izquierda Unida Federal ha redactado una resolución en relación al conflicto en la frontera entre Colombia y Venezuela en la que, entre otras cuestiones, insta a los gobiernos de ambos países a encontrar “una salida diplomática a la actual crisis” y a que “se respeten los derechos de los trabajadores y las trabajadoras y se trabaje por soluciones de fondo a esta situación que tiene que ver con desmontar el contrabando y la acción de los grupos paramilitares”.

“Izquierda Unida -señala el texto- expresa su profunda preocupación por los acontecimientos que se están desarrollando en la frontera colombo-venezolana, que afectan a centenares de familias colombianas que emigraron de su país fundamentalmente acosados por la violencia paramilitar y la inexistencia de condiciones de vida digna ante el abandono secular en que han vivido durante décadas”.

Para el Área de América Latina de IU, “la explosiva situación social y económica viene siendo utilizada por los grupos paramilitares y las mafias del contrabando de uno y otro país para ampliar sus acciones delictivas, y para perpetrar acciones de sabotaje y desestabilización contra el legítimo Gobierno democrático de Venezuela”.

La resolución sostiene que “de forma legítima el Gobierno venezolano busca erradicar una problemática que afecta a su seguridad nacional y a la tranquilidad, la paz y el progreso de una amplia región”. Se valora, además, que esta situación “es utilizada por los medios de comunicación y las derechas de los dos países para ampliar y profundizar las campañas por el derrocamiento del Gobierno venezolano y para demeritar el importante papel que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro viene teniendo en el apoyo decisivo en las conversaciones de paz de La Habana”.

“Desde Izquierda Unida asumimos el llamado de las organizaciones populares de Colombia para que los gobiernos de los pueblos hermanos de Colombia y Venezuela encuentren  una salida diplomática a la actual crisis, que se respeten los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, y se trabaje por soluciones de fondo a esta situación que tiene que ver con desmontar el contrabando y la acción de los grupos paramilitares. Las familias colombianas tienen derecho a un retorno con dignidad y que se eliminen las causas que obligaron a su emigración”.

El texto especifica claramente su condena a “la utilización oportunista que las derechas de los dos países hacen de esta dramática situación, que se suma a hechos de extrema gravedad que se suceden en otras fronteras europeas”.

Concluye con un llamamiento a “hacer en la frontera colombo-venezolana una realidad el sueño integrador del libertador Simón Bolívar”.