Izquierda Unida saluda el acuerdo sobre creación de una jurisdicción especial para la paz en Colombia

Esta formación valora que la decisión “despeja definitivamente el camino para alcanzar un acuerdo final para una paz estable y duradera con justicia social” 

Izquierda Unida saluda el Acuerdo sobre creación de una Jurisdicción Especial para la Paz alcanzado ayer en La Habana entre las delegaciones del Gobierno colombiano y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, FARC-EP.

Esta formación valora que la decisión “despeja definitivamente el camino para alcanzar un acuerdo final para una paz estable y duradera con justicia social en Colombia”.

Desde IU se valora de forma muy especial la creación “por primera vez en un proceso de paz de cuantos ha habido en el mundo de un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que sitúa en el centro del acuerdo de paz a las víctimas del largo conflicto colombiano, que superan los siete millones de personas”.

La Jurisdicción Especial para la Paz acordada combatirá la impunidad estructural en Colombia, de la que se han beneficiado fundamentalmente los mayores victimarios en el conflicto armado colombiano: los agentes del Estado y los paramilitares, tal y como ha señalado la Fiscalía de la Corte Penal Internacional en su informe sobre Colombia de noviembre de 2012.

Esta jurisdicción sitúa el ofrecimiento de verdad detallada y exhaustiva, así como el reconocimiento de responsabilidades como ejes centrales de su funcionamiento, tal y como han pedido insistentemente las víctimas del conflicto y las organizaciones de derechos humanos colombianas. Éstas, por primera vez en un sistema de justicia creado tras el fin de un conflicto armado, podrán presentar acusaciones en igualdad de condiciones que la Fiscalía de Colombia, para acabar así definitivamente con la impunidad.

“Nos congratulamos -apostilla IU- de que el acuerdo alcanzado se inscriba estrictamente dentro de los márgenes establecidos por el derecho internacional para este tipo de acuerdos. Pedimos también a las partes en la Mesa de Diálogo que acuerden la más amplia amnistía por delitos de rebelión, políticos y conexos, al finalizar el conflicto, para todos los miembros de organizaciones guerrilleras, tal y como establece el artículo 6.5 del Protocolo Adicional II de los Convenios de Ginebra.

El acuerdo, que examinará las responsabilidades de todos los actores del conflicto incluidos los no combatientes -como políticos y grupos económicos financiadores de la guerra y del paramilitarismo-, abre las puertas para alcanzar un acuerdo final de paz en breve tiempo. Ello supondría el fin del más antiguo conflicto existente en el Hemisferio Occidental, con más de 60 años de violencia y guerra en Colombia.

De igual forma, Izquierda Unida pide a las partes en la negociación “que se esfuercen por superar el último de los escollos que el proceso de paz tiene ante sí: las garantías de seguridad y no repetición que el Estado colombiano debe ofrecer a los antiguos guerrilleros y a todo el pueblo colombiano tras la firma de la paz. Para ello es imprescindible el combate y eliminación del paramilitarismo que, sin duda, ha significado una política de Estado en Colombia”.

“Saludamos de forma expresa a todas las víctimas de la Unión Patriótica -fuerza política hermana de Izquierda Unida en Colombia-, que ha sufrido el asesinato de cerca de 5.500 de sus integrantes, incluidos todos sus cargos públicos (concejales, alcaldes, senadores y diputados), constituyendo así el mayor genocidio político ocurrido en el mundo tras la II Guerra Mundial, exterminio que a fecha de hoy sigue impune”.

Por último, Izquierda Unida llama a todo el pueblo colombiano a “trabajar por la reconciliación y la convivencia, a construir una sociedad en paz donde las futuras generaciones de colombianos y colombianas puedan vivir sin sufrir los desastres de la guerra y de las injusticias sociales”.