IU exige a la UE que “rompa de inmediato” las relaciones con Arabia Saudí tras las últimas ejecuciones

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, y el eurodiputado Javier Couso han exigido esta mañana a la Unión Europea que “rompa de inmediato las relaciones con Arabia Saudí”, tras la ejecución de 47 personas, entre las que está el clérigo iraní Nimr al Nimr, el pasado sábado. Ambos han reclamado también al Estado español que ponga fin “de una vez por todas” a su relación diplomática con el país del Golfo y han acusado a la Casa Real, de “mantener durante décadas una amistad con una dictadura criminal que lidera el ránking de vulneración de los derechos humanos”.

“La UE debe romper de inmediato todas sus relaciones con Arabia Saudí. Relaciones que mantiene en el marco del Acuerdo de Cooperación con los países del Golfo”, ha reclamado Albiol, quien ha explicado de “de igual modo”, el Estado español, “debe romper también esas relaciones, especialmente el intercambio comercial que mantiene la Casa Real con la monarquía saudí”.

Couso, que es vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, cree además que “la cercanía casi filial de Juan Carlos y Felipe con los sátrapas saudíes ofende” y pone muy en duda “el alcance de los negocios en los que han mediado”. Por ejemplo, en lo que se refiere a la exportación de armas, con un volumen de ventas que se acerca a los mil millones de euros en la última década.

“Vulneran todos los códigos éticos que pregonan tanto el Estado español como la Unión Europea y dejan en un muy mala situación a la Junta Interministerial que vela por el cumplimiento de la Posición Común y el código que conducta que debería guiar y determinar las exportaciones en materia de armas o material de doble uso”, ha advertido.

Albiol ha sostenido que las ejecuciones del sábado son “además de un crimen”, una “provocación que, en el inicio de un nuevo año, dispara la desestabilización de la región”. Una desestabilización, ha añadido, “a la que el reino saudí ha contribuido como actor principal”. Por su parte, Couso ha asegurado que “van en consonancia con la batalla por la supremacía de la región y tienen que ver con la financiación de grupos terroristas que buscan la caída del gobierno sirio”.

“Arabia Saudí está implicada y dirige el ataque militar a Yemen, en la represión militar de la oposición en Bahréin y los demás países del Golfo, así como en la difusión de la versión más extremista de la religión emparentada con el takfirismo que profesa la organización terrorista autodenominada como Estado Islámico”, ha alertado Couso.

Ambos creen que hay motivos más que suficientes para la revisión de los acuerdos con Arabia Saudí “si se atienden a los teóricos planteamientos que pregona la UE y que, en teoría, deberían marcar su política exterior”. Entre ellos, han citado “la irresponsabilidad manifiesta en la región, la vulneración sistemática de los derechos humanos, las sospechas de tolerancia y financiación de grupos extremistas, el sistema político dictatorial y teocrático, la política de exclusión de la mujer o el racismo laboral”.

Asimismo, han reclamado menos palabras y más hechos a la Alta Representante de la UE para Política Exterior, Federica Mogherini. Para Couso, la condena y la fuerte oposición de la jefa de la diplomacia europea ante las ejecuciones saudíes “no pasa de ser un mero ejercicio de retórica que contrasta con la dureza demostrada con otros países como Rusia o Venezuela”. “Esto pone una vez más de manifiesto que los derechos humanos sólo son determinantes para la UE cuando se trata de países que discrepan con una política internacional sumisa a EEUU”, ha dicho Albiol.