IU alerta de la ofensiva militar de Erdoğan contra los kurdos de Turquía y la “política de tierra quemada” de un candidato a entrar en la UE

El eurodiputado de Izquierda Unida Javier Couso se ha mostrado este jueves “muy preocupado” ante el recrudecimiento de la ofensiva militar que el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, está llevando a cabo contra zonas kurdas turcas y que, según están denunciando medios de comunicación y el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), se han recrudecido en las últimas horas con el cerco de distritos como Cizre, Sur, Silopi, Nusaybin y Diyarbakir.

“Las noticias que nos llegan de los periodistas que están en el terreno es que en estas zonas se está empleando todo tipo de material bélico y se están dando situaciones que vulneran el Derecho Internacional Humanitario”, ha dicho Couso, quien ha recordado cómo hasta la Corte Europea de Derechos Humanos, “ha preguntado al Gobierno turco por los fundamentos legales de los toques de queda instaurados, sobre las necesidades básicas de la población, incluidos los servicios médicos, y sobre si se ha  previsto la apertura de corredores para las personas que deseen salir del cerco militar”.

El martes, en un comunicado, el HDP denunció que desde el 16 de agosto del año pasado “se han decretado toques de queda 56 veces en 20 distritos de siete ciudades”, lo que en total ha representado 274 días. Como consecuencia de los ataques militares y de la Policía, según el partido kurdo, han muerto 149 personas. Prácticamente la mitad de ellos, 68, en los distritos antes nombrados de Cizre, Sur y Silopi, que todavía hoy están bajo asedio.

La prensa internacional se hizo eco ayer de esos mismos datos y Couso, que es vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, se ha cuestionado “hasta cuándo va a seguir permitiendo la Unión Europea” y, en concreto la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, “este comportamiento”.

El pasado mes de diciembre, Couso se puso en contacto con Mogherini a través de una pregunta parlamentaria en la que el eurodiputado de IU pedía a la Alta Representante de la UE para la Política Exterior su opinión sobre la actuación de Erdoğan en las zonas kurdas de Turquía.

En agosto de 2015, Couso ya trasladó su preocupación a Mogherini ante las denuncias y sospechas de que el Ejército turco, en el marco de la lucha contra el Daesh en Siria, estuviera realizando operaciones enmascaradas contra las comunidades y las milicias kurdas, que son precisamente las únicas que han plantado cara de forma contundente a la organización terrorista.

“Tras la ofensiva policial y militar de Turquía tanto en suelo turco como en Siria, comprobamos que el grueso de la operación se está desarrollando contra organizaciones políticas kurdas y contra las fuerzas kurdas que están combatiendo al Daesh, incluso en cooperación con la coalición internacional liderada por EEUU, y que ha llegado a la ruptura de la tregua establecida entre el PKK y el Gobierno turco”, escribió Couso entonces.

La Alta Representante ha contestado este miércoles a Couso que como la UE considera al PKK una organización terrorista, Turquía puede actuar como crea oportuno dentro de su estrategia contra el terrorismo. No obstante, Mogherini recuerda que “Turquía está vinculada por el Convenio Europeo de Derechos Humanos y otros marcos jurídicos internacionales y cualquier respuesta debe ser proporcionada”. Asimismo, asegura que “la UE ha instado a Ankara a la moderación, solicitando que se recreen rápidamente las condiciones básicas para reanudar el proceso de resolución del conflicto kurdo”.

Para Couso “nada de esto es suficiente” porque, en su opinión, “las terribles noticias de las últimas semanas nos demuestran que era cierta nuestra sospecha de que la supuesta campaña antiDaesh era en realidad una cortina de humo para poder golpear sin piedad a los kurdos, después de la ruptura de la tregua entre el Gobierno turco y la guerrilla del PKK. Esto, ha señalado, “explica muy bien la indisimulada tolerancia con los extremistas sirios y con su contrabando de petróleo”.