Izquierda Unida constata que existen ya cerca de 8.000 presos palestinos y denuncia también la detención ilegal de 200 niños por parte de las autoridades de Israel

Una delegación de IU recibe en Madrid a Leyla Khaled, dirigente del Frente de Liberación Popular de Palestina (FLP) y una de las máximas representantes del activismo femenino palestino 

Representantes de Izquierda Unida, encabezados por su coordinador federal, Cayo Lara, además del secretario de Solidaridad Internacional y Derechos Humanos, Francisco Pérez Esteban, y el miembro del Consejo Político Federal Julio Rodríguez, han mantenido un encuentro en Madrid con Leyla Khaled, dirigente del Frente de Liberación Popular de Palestina (FLP) y una de las máximas representantes del activismo femenino palestino.

Durante la reunión Khaled informó a Izquierda Unida de que “la tercera intifada ha empezado y es distinta de las anteriores. Es el resultado defensivo frente a las políticas represivas del Gobierno de Israel, que sigue violando numerosas leyes internacionales y resoluciones de la ONU. Entre ellas está la del muro que rodea Cisjordania, una realidad condenada ya por Naciones Unidas que exigió su demolición, tras 11 años contribuyendo a la violación de los derechos humanos del pueblo palestino”.

Pérez Esteban, que califica la reunión de “cordial y muy productiva”, denuncia que “los presos políticos palestinos en cárceles israelíes no paran de aumentar y llegan ya a los 8.000, entre ellos 16 diputados palestinos. Israel no puede seguir haciendo caso omiso a las presiones internacionales para su liberación”.

“Además -prosigue-, destacan por su gravedad las detenciones ilegales de niños palestinos, que superan las 200, a los que les esperan condenas de entre tres y veinte años de cárcel. Desde IU reclamamos su libertad inmediata”.

El secretario de Solidaridad Internacional y Derechos Humanos de IU valora también que “el Gobierno de extrema derecha israelí aprueba a diario decretos-ley que aumentan la penetración y que se puedan establecer en territorio palestino de cada vez más colonias israelíes, claramente ilegales según el derecho internacional. Antes de los Acuerdos de Oslo los colonos eran 150.000 y hoy son más de 600.000. Es una invasión provocativa y paulatina".

El dirigente federal de Izquierda Unida señala, a su vez, que “por la información aportada por Leyla Khaled, además de otras fuentes consultadas por nuestra organización, “la situación de Palestina es cada vez más dramática: las autoridades de Israel siguen cercando a diario la Franja de Gaza, destruyendo los domicilios de los palestinos, arrancando los olivos centenarios y, con ello, acabando con el modo de vida del pueblo palestino. La política represiva del Ejército israelí es ya ‘matar y no herir’. Los soldados israelís que cometen crímenes cuentan con que habrá impunidad y que no les espera ningún juicio”.

Francisco Pérez reclama al Gobierno de Egipto la “apertura del paso de Rafah”, fronterizo entre Egipto y Gaza, cerrado desde que los militares egipcios dieron el golpe de Estado y decidieron cerrar este estratégico enclave, aislando así a la población de Gaza e impidiendo su movilidad.