García Rubio señala que las cifras de la EPA "cierran la legislatura del PP del estancamiento del empleo y la absoluta degradación de las condiciones laborales"

El secretario federal de Economía y Empleo de IU advierte de que la relativa mejora en algunos datos está basada “en la reducción de la población activa, ya sea porque hay trabajadores que emigran o porque desisten de buscar empleo, además de que se multiplican casi hasta el infinito los ‘contratos basura’”

El secretario federal de Economía y Empleo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, considera que los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al cuarto trimestre de 2015 hechos públicos hoy “cierran la legislatura del Gobierno del PP caracterizada por el estancamiento del empleo y la absoluta degradación de las relaciones laborales, hasta hacer aparecer la figura del ‘trabajador pobre’, que no puede cubrir sus necesidades básicas aun teniendo trabajo, en nuestra reciente historia económica”.

“El PP -recuerda García Rubio- deja el 20,9% de la población activa en paro y casi 4,8 millones de personas desempleadas, de las que cerca de 2,7 millones llevan más de un año sin trabajar”.

El dirigente federal de IU explica que “aunque los números son mejores que los del trimestre anterior, esto se logra a partir de la reducción de la población activa, ya sea porque hay trabajadores que emigran o porque desisten de buscar empleo, además de que se multiplican casi hasta el infinito los ‘contratos basura’”.

“El balance de la legislatura -indica- no puede ser otro que la pérdida de cuatro años para la creación vigorosa de empleo en la fase de salida de la crisis. Ahora hay que esperar a las consecuencias de la nueva recesión que se anuncia”.

El responsable de Economía y Empleo de Izquierda Unida centra su crítica en que “las reformas neoliberales del Partido Popular han buscado de forma descarada debilitar a los trabajadores en la contratación y la negociación laboral para lograr un descenso real de los salarios y un retroceso en sus derechos. El Gobierno de Rajoy se ha negado a cualquier política de estímulo de la demanda interna para favorecer así los intereses de las grandes empresas y de los sectores financieros, todo ello en contra de la creación de empleo y de la actividad de las pymes, mientras se toleraba la precarización legal e ilegal del trabajo”.

José Antonio García Rubio afirma que “el análisis detallado de los datos confirma las advertencias y las denuncias hechas por Izquierda Unida desde hace años: la tasa de contratos temporales es del 25,6%, 1,4 puntos más que un año antes; los empleos a media jornada alcanzan a 2,84 millones de personas, la gran mayoría de ellas sin desearlo voluntariamente, lo que representa el 15,7% de la fuerza de trabajo, mientras que la población activa ha caído en el último año en más de 153.000 personas. Estos son los verdaderos datos que hay detrás del supuesto ‘repunte’ del empleo”.