IU condiciona apoyar la investidura de Pedro Sánchez a un plan de emergencia social y de regeneración democrática

Alberto Garzón destaca que “estamos centrados en solucionar los problemas de la gente, no en negociar carteras ministeriales” e insiste en que las negociaciones actuales alcanzan únicamente a la investidura de Pedro Sánchez como presidente

Delegaciones de Izquierda Unida-Unidad Popular y del PSOE mantuvieron en la tarde de ayer un encuentro técnico para definir las líneas de trabajo de los próximos días, de cara a un posible apoyo a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. En concreto, IU-UP definió como “prioritario” el trabajo en dos áreas de especial interés: la emergencia social y la regeneración democrática. 

La primera abarcaría iniciativas concretas como la aprobación de una ley antidesahucios, elevar el salario mínimo o crear un plan de empleo, entre otras. “Estamos centrados en solucionar los problemas de la gente, no en negociar carteras ministeriales”, destaca el diputado de IU y portavoz en la interlocución con el PSOE, Alberto Garzón.

El segundo espacio de trabajo gira, entre otras, en torno a cuestiones de regeneración democrática, como la reforma de la ley electoral, normas vinculadas a derechos y libertades, así como un paquete de medidas anticorrupción. 

La delegación de IU-UP se centrará en los próximos días en estas dos líneas de trabajo. Además de Garzón, este equipo negociador que participa en las conversaciones con sus homólogos socialistas lo forman dos representantes de Unidad Popular (Sol Sánchez e Isabel Elbal) y dos de Izquierda Unida (Adolfo Barrena y José Luis Centella). 

En esta última reunión -de una hora de duración- los representantes de ambas delegaciones pusieron también en común sus impresiones sobre el primer contacto que mantuvieron el pasado lunes, día 8. A falta de poder concretarlo en las próximas horas, es muy posible que estos grupos de trabajo vuelvan a reunirse mañana para presentar propuestas más concretas.