IU-UP avanza en distintos compromisos sobre emergencia social y regeneración democrática en su último encuentro con el PSOE

La delegación que encabeza Alberto Garzón centra las negociaciones para la investidura en áreas que mejoran la vida de la gente y logra avances en puntos importantes como la garantía a suministros vitales básicos, un Plan de Empleo urgente y una ley contra los desahucios, así como la reforma de la ley electoral o la lucha contra la corrupción

Los representantes de Izquierda Unida-Unidad Popular que mantienen negociaciones con sus homólogos del PSOE de cara a un posible apoyo a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno han avanzado en distintos compromisos sobre emergencia social y regeneración democrática en los últimos contactos, entre ellos el mantenido el pasado viernes por la tarde en el Congreso.

En esta reunión del viernes, la tercera de las mantenidas esta semana, las conversaciones se centraron en estas dos áreas que IU-Unidad Popular considera “prioritarias” de cara a dar respuesta a los problemas que más preocupan a la gente. En el apartado de emergencia social, hubo un entendimiento por ambas partes en cuestiones como los ingresos y suministros vitales básicos -energía y agua- o el impulso de un plan para combatir la pobreza infantil.

IU-UP también encontró buena acogida a sus propuestas para elaborar dos leyes específicas -contra los desahucios y de función social de la vivienda, que incluya un plan de alquiler social-, así como para derogar la reforma laboral y elaborar un nuevo Estatuto de Trabajadores que amplíe las garantías laborales, del mismo que proceder  desde este mismo años a un aumento gradual del salario mínimo interprofesional (SMI).

Además de la ampliación de derechos para los trabajadores, los representantes de IU-Unidad Popular comprobaron también el interés mostrado por la otra parte a su propuesta de impulsar un Plan de Empleo urgente dirigido a aquellos colectivos más afectados por el paro (jóvenes y mujeres), para la formación de los desempleados de larga duración, así como para la lucha contra el paro juvenil.

En cuanto a la regeneración democrática, las delegaciones de Izquierda Unida-Unidad Popular y del PSOE compartieron la importancia de alcanzar un pacto por las libertades, que implique la derogación de las leyes que restringen las libertades civiles y laborales, así como la del artículo 315.3 del Código Penal sobre derecho a huelga, entre otras.

Además de este pacto por las libertades, el grupo de trabajo de regeneración democrática encontró acuerdos en otros cuatro puntos clave: la reforma de la ley electoral -en línea de que el Parlamento refleje mejor la pluralidad de la sociedad, con un sistema de restos para que se acerque a la idea de ‘una persona, un voto’-, la lucha contra el patriarcado, una ley de participación ciudadana que cierre la brecha entre el Parlamento y la calle, y una ley anticorrupción, con una mención expresa a la financiación de los partidos políticos.

Tras esta reunión del pasado viernes, las delegaciones de ambas formaciones se han emplazado a seguir trabajando en los próximos días en el resto de cuestiones.