Izquierda Unida lanza un método totalmente novedoso para que sus bases elaboren y voten las nuevas propuestas políticas de cara a su XI Asamblea Federal

La formación pone en marcha la segunda fase preasamblearia en la que serán sus militantes y simpatizantes quienes construyan y debatan previamente de forma horizontal el documento oficial que se verá en el congreso de junio  

Izquierda Unida ha lanzado ya la segunda fase preparatoria de su XI Asamblea Federal. En ella pone en marcha un método absolutamente novedoso, tanto para esta formación como en el conjunto de las fuerzas políticas de ámbito estatal, a la hora de elaborar y debatir las propuestas políticas que llevará a su congreso, lo que garantiza el proceso más participativo en los 30 años de historia de IU.

La dirección de Izquierda Unida ha descartado elaborar de forma vertical una ponencia oficial. Por el contrario, desde ahora y hasta el próximo 20 de marzo será el conjunto de la militancia quien puede hacer sus propuestas de documento a partir de un guión temático de nueve puntos aprobado por el Consejo Político Federal (CPF) del pasado domingo, día 6. Las ponencias recibidas pasarán un proceso de recepción de avales mínimos y con aquellas que los obtengan se elaborará el documento a debate que recoja la diversidad de posiciones políticas, después de que un próximo CPF agrupe las tesis siguiendo el guión aprobado.

Finalmente, las asambleas locales de IU podrán realizar aportaciones o proponer sus propias tesis, ya sean globales o sobre un tema concreto. Una vez recogidas todas ellas y transados aquellos textos similares, las distintas propuestas se someterán a votación del 27 de mayo al 1 de junio. De esta forma el proceso quedará cerrado para que del 4 al 5 de junio dé comienzo la parte presencial de la XI Asamblea en Madrid.

Clara Alonso, secretaria ejecutiva federal de Comunicación e integrante de la Comisión de Trabajo que prepara la asamblea, junto a otras 18 personas, valora que “creemos que de esta forma respondemos de forma adecuada a la más que positiva participación de la militancia demostrada en la primera fase”. Más de 500 asambleas locales de IU de todo el Estado trasladaron entre enero y febrero sus primeros textos de aportaciones para realizar un diagnóstico inicial del momento político que atraviesa el país, así como la mejor forma de afrontarlo desde Izquierda Unida.

“Esto ha permitido detectar de manera bastante fiel cuáles son los principales temas de debate y el grado de consenso que generan”, expone Alonso.

A partir de ahí y en la fase ya en marcha, cualquier grupo de personas -con la única condición de que lo integren militantes que pertenezcan a tres o más federaciones- pueden redactar su ponencia hasta el ya señalado 20 de marzo. Ésta tendrá una extensión limitada de hasta 30 folios y debe atenerse al guión establecido de nueve puntos aprobados por el último CPF, máximo órgano de dirección entre asambleas.

Estos nueve puntos a tratar son:

        ¿Qué estrategia y discurso tiene que conformarse para avanzar hacia una salida social, anticapitalista, antiimperialista justa y democrática de la crisis en clave de ruptura?

        Diagnóstico sobre las consecuencias del conflicto capital-trabajo en la clase trabajadora y en las clases populares, de la crisis en términos económicos, sociales, culturales, y políticos.

        ¿Cómo caracterizar la crisis de régimen en la actual coyuntura social y política?

        ¿Cómo desarrollar en este ciclo político las confluencias?

        ¿Cómo nos organizamos, cómo se deben tomar las decisiones y qué papel tiene la militancia en la vida de la organización?

        ¿Cómo situar a la organización en el conflicto social?

        Concreción del Modelo de Estado y su plasmación en la organización.

        Europa: diagnóstico y posición ante el proyecto de integración europeo, y en concreto, ante el actual modelo de integración definido en la Europa del euro.

        ¿Cómo se confronta la ofensiva del imperialismo y la lucha por la Paz y la justicia social a nivel planetario?

Todos los documentos recibidos se publicarán en la web de IU y se difundirán a las asambleas para que puedan recibir un número limitado de avales hasta el próximo 31 de marzo: 400 personas afiliadas al menos a tres federaciones distintas o el 5% de los miembros de Consejo Político Federal.

De esta forma se llegará al proceso final para elaborar el documento definitivo que recoja la diversidad de posiciones políticas. El papel en él del Consejo Político Federal será meramente de aglutinador de todas las propuestas que hayan superado las etapas previstas en ese único documento para que sean de nuevo las asambleas locales de IU quienes hagan las últimas aportaciones para votarlas entre los días 27 de mayo y 1 de junio por sufragio universal. Podrá votarse apartado a apartado y se podrá hacer de forma tanto telemática como presencial.