IU-UP mantiene contactos informales con PSOE, Podemos y compromís para revitalizar la mesa 'a cuatro'

Alberto Garzón asegura que “somos una fuerza autónoma que no se va a dejar instrumentalizar ni por PSOE ni por Podemos; nosotros no estamos en campaña electoral y queremos evitar que otros lo estén”

 Izquierda Unida-Unidad Popular ha mantenido contactos en las últimas horas con representantes de PSOE, Podemos y comprimís, conversaciones informales que van a continuar para evaluar las opiniones de cada formación y garantizar la vigencia de la mesa ‘a cuatro’ como vía de izquierdas a la que pueda acogerse el PSOE una vez que tenga que enfrentar la tesitura de optar entre la gran coalición a la que quieren forzarles y el escenario de nuevas elecciones.

“El PSOE, al final, tendrá que elegir y vamos a mantener nuestros esfuerzos para que vuelva a reunirse la mesa ‘a cuatro’”, señala el portavoz de la delegación negociadora de IU-UP, Alberto Garzón.

“Somos una fuerza autónoma que no se va a dejar instrumentalizar ni por PSOE ni por Podemos. Nosotros no estamos en campaña electoral y queremos evitar que otros lo estén”, incide el diputado.

IU-UP entiende que no tiene sentido celebrar la mesa ‘a cuatro’ con la presencia ni de tres actores ni de cinco, como se ha llegado a plantear en los últimos días. Cuando se han propuesto encuentros ‘a tres’ sin la presencia de los representantes de PSOE o de Podemos “el problema era aritmético, no daban los números”, apunta Garzón. En los casos que se ha planteado incorporar a las reuniones a Ciudadanos, un partido con un programa económico de nítidamente de derechas, “el problema consiste llanamente en la incompatibilidad de programa político”.

La delegación negociadora de IU-UP seguirá hablando con las otras tres fuerzas políticas que componen la mesa ‘a cuatro’, impulsada en su origen por la mediación de Alberto Garzón, para ver las posibilidades de llegar a un acuerdo que pueda dar como fruto un gobierno realmente de progreso, bajo presidencia socialista, que plantee verdaderas respuestas a las exigencias de las clases populares.

“Dicho de otra forma: nuestra opción es buscar un acuerdo con los 161 escaños que representa la mesa ‘a cuatro’, al tiempo que se trabaja la abstención o el apoyo de otras fuerzas, incluso la abstención de Ciudadanos”, resume Garzón.

Sobre las conversaciones del PSOE con Ciudadanos, el parlamentario de IU-UP señala que “es perfectamente posible, legítimo e, incluso, buena noticia que el PSOE hable con ellos para buscar su abstención. No hay que vetar a nadie, hay que fomentar el diálogo”.

Alberto Garzón considera imprescindibles tres principios, expuestos en el debate de investidura, para avanzar en este camino: “diálogo, porque hay que hablar con todo el mundo; programa, porque hay que tratar las cosas que afectan a la vida de la gente; y coherencia, porque a la hora de votar, votaremos un acuerdo global y no se nos podrá vender un acuerdo que sea compatible con el voto a favor de PP y Ciudadanos”.

IU-UP cree que el acuerdo tiene que ser de izquierdas y eso significa, en lo concreto, que la economía tiene que estar en el lado de la izquierda y no controlada por la derecha que representa Ciudadanos.

Garzón valora el actual momento político desde “el pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad”, parafraseando al teórico marxista italiano Antonio Gramsci. Pesimismo, sostiene el diputado, porque “muchos de los actores actúan en modo de precampaña electoral”, y optimismo porque “quedan todavía casi 50 días y mucho aún por negociar. Hemos visto en las últimas semanas cómo varios de estos actores han cambiado de postura de un día para otro. No descartamos giros en las próximas fechas. Nosotros nos mantendremos coherentes, dialogantes y responsables como hemos hecho desde las elecciones del 20 de diciembre”.