Izquierda Unida exige a Rajoy que no respalde la "xenofobia institucional de la UE que niega el derecho de asilo a los refugiados"

Francisco Pérez, secretario federal de Derechos Humanos y Solidaridad Internacional de IU, denuncia que “esta subcontratación a Turquía del control exterior de fronteras supone un absoluto escándalo” 

Francisco Pérez Esteban, secretario federal de Derechos Humanos y Solidaridad Internacional de Izquierda Unida, denuncia que el preacuerdo alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Turquía por el cual “a cambio de 6.000 millones de euros hasta 2018 los refugiados van a ser devueltos a Turquía para morirse allí de asco en campos de concentración, mientras el régimen autoritario turco mantiene su complicidad con actuaciones del autodenominado Estado Islámico y masacrando a los kurdos”. 

“Esta subcontratación del control exterior de fronteras supone un absoluto escándalo”, señala Pérez Esteban, razón por la que “reclamamos al presidente en funciones, Mariano Rajoy, el mismo que hace meses decía estar dispuesto a acoger a 30.000 refugiados en dos años, que no respalde esa posición insolidaria que se pretende aprobar en el Consejo Europeo de los próximos días 17 y 18. Atenta contra los Derechos Humanos y el derecho de asilo que parecía justo conceder hace solo seis meses, además de violar la Convención de Ginebra”. 

Para IU, “Rajoy se ha negado a dar la cara en esta cuestión y comparecer en sede parlamentaria. Su silencio demuestra una nula voluntad política para impulsar realmente acciones positivas como las de acogida solidaria”. 

Fran Pérez destaca también que con esta decisión “la UE opta claramente por la xenofobia y el racismo institucional como política pública europea, algo muy peligroso que acaba impulsando xenofobia social  y el neofascismo, como se ha podido ver este fin de semana en las elecciones regionales en Alemania y antes en otros países como Francia, Holanda, Dinamarca, Suecia o Hungría”.  

“Además, se propicia que Estados como la propia Turquía chantajeen a la Unión Europea para que, sabiéndose necesarios en este asunto, replantee y suavice los requisitos para una integración en la estructura europea que le ha sido negada hasta ahora en buena medida por sus reiteradas violaciones de los Derechos Humanos”, detalla el dirigente federal de IU. 

Pérez Esteban señala que hasta hace solo unos meses la UE reconocía que estamos ‘ante la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial y que es perfectamente posible acoger a estos refugiados’. Esto, de lo que ahora se desdicen los mandatarios europeos con su acuerdo, “es verdad, pues el millón y medio de refugiados apenas supone un 0,1% de la población total de la Unión y pueden ser integrados plenamente con una política de cuotas solidaria por países, junto al impulso de políticas públicas de acogida e integración social”.