IU presenta en el Parlamento Europeo un proyecto para la PAC que garantiza la creación de empleo digno en las zonas rurales

La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López presenta como ponente ante la Comisión de Empleo una opinión sobre la Política Agraria Común cuya evaluación comienza hoy y debe pasar la fase de enmiendas antes de su discusión en el Pleno de la Eurocámara

La eurodiputada de Izquierda Unida Paloma López ha hecho hoy un llamamiento desde Bruselas para trabajar por una Política Agraria Común (PAC) que asegure que los agricultores de la Unión Europea (UE) puedan desarrollar una vida en el campo y sean capaces de generar empleo en las zonas rurales para afrontar la grave crisis que sufren.

Este ha sido el planteamiento que López ha hecho en la Comisión de Empleo del Parlamento Europeo como ponente de una opinión sobre la PAC  [Texto descargable en PDF] cuya evaluación ha comenzado hoy y que tiene como ejes principales: una mayor inversión en formación, mejor integración de los diferentes fondos europeos destinados al sector agrícola y al desarrollo rural, incorporación de la condicionalidad social, presencia más activa de los interlocutores sociales y unas políticas públicas que contribuyan a fijar población en el rural y luchen contra la desigualdad.

“Tenemos por delante un trabajo importante antes de la revisión de medio mandato de la PAC, en 2017, y que debe servir para que los 22 millones de europeos que trabajan a tiempo parcial o a tiempo completo en la agricultura tengan asegurado un empleo y una vida digna en el campo”, ha dicho López al abrir su presentación.

Aseguró que la agricultura europea se enfrenta a “numerosos retos” en los próximos años a los que la UE “debe dar respuesta” para que los pequeños agricultores puedan superar las dificultades y se aseguren el “relevo generacional” en sus fincas. Para ello es imprescindible “invertir en educación y formación de los agricultores”, sobre todo los más jóvenes, así como “poner a su disposición los fondos y el crédito para que puedan acceder a la tierra”.

Paloma López explicó que “la integración entre los fondos de desarrollo rural de la PAC y otros fondos europeos” jugará “sin ninguna duda” un papel “crucial” y recordó que tanto los interlocutores sociales como las administraciones públicas locales y regionales deben adquirir una presencia notable.

Esta integración, destacó la eurodiputada de IU, “deberá tomar una dimensión de género” inequívoca, para contrarrestar la dramática discriminación de las mujeres tanto en ingresos como en propiedades en el entorno rural.

Hizo también referencia al primer pilar de la PAC como un “instrumento” óptimo “para mejorar las condiciones de los trabajadores agrícolas” si se incorporara la condicionalidad social en los pagos ligada a la “plena aplicación de los derechos laborales y sociales”. Recordó que esto ya lo contempló la Comisión Europea en octubre de 2011 al presentar su primera propuesta de reforma de la PAC.

La implementación de esta condicionalidad social, además, “sería un buen instrumento de equidad y progreso social en el campo”, ha defendido, “al mismo tiempo que un instrumento de control y supervisión de los subsidios”.

“Hablamos de la PAC -dijo- porque la agricultura es el epicentro de la actividad económica de la mayoría de las zonas rurales y por tratarse de una política emblemática para la actividad de la UE”, pero la PAC en su concepción actual “no es capaz de mantener la renta agraria por la extrema liberalización de los mercados primarios”.

López puso como ejemplo las cuotas lácteas y alertó sobre los “tratados de libre comercio sin salvaguardias para la producción local” como el TTIP. “Hoy son el aceite tunecino y la leche neozelandesa; quizá mañana será la potente agroindustria estadounidense la que compita directamente con la producción local”, ha denunciado.

La eurodiputada de Izquierda Unida abogó en su exposición por hacer una “reflexión necesaria” sobre la “orientación del mercado de la PAC y sus excesos”, que han llevado, “a una situación” como la que se da ahora en el Estado español, donde “hoy la renta agraria es inferior a la del año 2000”.

Paloma López cerró su intervención destacando la necesidad de “introducir políticas públicas y sociales que contribuyan a la estabilidad de los ingresos y al acceso de los servicios en las zonas rurales” y que ayuden a “fijar población y luchar contra la exclusión social”.

La opinión presentada hoy por López empezará a analizarse ahora en la Comisión de Empleo y, tras ser adaptada con las diferentes enmiendas que se aprueben, llegará a la Comisión de Agricultura, como paso previo a su discusión en el Pleno de la Eurocámara.