IU solicita a la ONU y al Consejo de Europa una misión de observación de los Derechos Humanos en las fronteras de la UE

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, ha solicitado por carta a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y al Consejo de Europa (CE) el envío de una misión permanente de observación de los derechos humanos a las fronteras de la UE donde se pueden estar produciendo violaciones de los derechos humanos de los refugiados y las personas migrantes, tras las últimas decisiones de determinados gobiernos europeos y la forma en la que están impidiendo el paso de estas personas.

En la misiva, dirigida al Relator Especial de la ONU para los Derechos Humanos de los migrantes, François Crépeau, y al comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, Albiol expresa su “preocupación” por las violaciones de los derechos humanos de los migrantes y refugiados en una UE que no ha activado “mecanismos para facilitar la protección internacional” a la que tienen derecho, pese a que “el número de personas que intenta llegar huyendo de las guerras, la violencia, el hambre y la desesperación, no tiene precedentes”.

La eurodiputada expone que la actual situación, focalizada ahora en la frontera entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), es fruto de la política de cierre de las fronteras terrestres o la militarización del Mediterráneo y el Egeo con misiones de la OTAN. Esto, apunta, ha obligado a las personas migrantes a cruzar a Europa por mar y, por ejemplo, “el año pasado alrededor de 3.800 personas murieron o desaparecieron” en la travesía, ya que las fronteras terrestres entre la UE y el Sur, en Evros, Ceuta o Melilla, “llevan años selladas”.

“Ahora se están cerrando las fronteras terrestres internas de Europa, obligando a las personas migrantes a buscar rutas alternativas que se hacen progresivamente más peligrosas”, continúa Albiol, que señala la muerte de tres personas en las últimas 48 “intentando buscar nuevas vías a través de ARYM”.

La portavoz de IU explica que dentro de las fronteras de la UE “la situación no es mucho mejor” y que se dan situaciones como la que viven 45.000 personas atrapadas en Grecia “sin que la UE les esté ofreciendo una alternativa”, y que tratan de sobrevivir en campamentos improvisados sobre el barro a la espera del resultado de la cumbre UE-Turquía del jueves y del viernes.

“Hemos recibido información frecuente sobre maltrato policial y la violencia contra los migrantes a través de la Ruta de los Balcanes y hemos visto a gobiernos incurriendo en serias violaciones de los derechos humanos, atacando a migrantes con gas lacrimógeno, poniéndolos en trenes sin destino, o identificándolos a través de números escritos en sus brazos”, recuerda.

“Se viola de manera abierta el principio de no-devolución, e incluso uno de los Ministros de Interior de un Estado miembro ha sugerido el hundimiento de los barcos llenos de migrantes”, denuncia.

Albiol termina su carta señalando a Muiznieks y Crépeau que “la situación ya no es sostenible”, y  que estas violaciones de derechos humanos “corren el riesgo de disminuir todos los estándares y la legislación internacional”, como la Convención de Ginebra, “hasta el punto de dejarlos sin valor si los diferentes Gobiernos firman tratados que los violan abiertamente”.