Manuel Fuentes denuncia la “gravedad de las acusaciones” vertidas por el promotor Francisco Hernando ‘El Pocero’ contra él y la gestión de IU en el Ayuntamiento de Seseña

El actual responsable federal de Política Municipal de IU y alcalde de la localidad toledana entre 2003 y 2011 repasa la actuación del Ayuntamiento durante esa etapa en relación al depósito de neumáticos recientemente incendiado

Manuel Fuentes, ex alcalde de la localidad de Seseña y actual responsable federal de Política Municipal de Izquierda Unida, sale al paso de las declaraciones vertidas hoy en su periplo televisivo por el promotor Francisco Hernando Contreras, más conocido como ‘El Pocero’, en las que arremete contra su persona y contra la gestión de IU durante su etapa en el gobierno municipal, aprovechando para ello el interés informativo por el grave suceso del incendio en el actual vertedero ilegal de neumáticos en esta zona.

Fuentes señala que “es totalmente falso” que durante la gestión de Izquierda Unida en Seseña entre las legislaturas de 2003 a 2011 se creara una ‘cooperativa personal’ de ningún miembro de IU para construir viviendas en la zona conocida como El Quiñón, ni que hubiera intención de ‘alojar en el barrio a los comunistas’, tal como afirma Hernando. “Por tanto, es totalmente falsa también la afirmación realizada por esta persona de que el no haber conseguido IU su propósito estuvo entre las razones para presentar contra él una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción”, explica el dirigente federal de esta formación.

“Igualmente -detalla Manuel Fuentes- son totalmente malintencionadas y falsas las palabras de Hernando Contreras cuando afirma que él nunca me denunció. Nada más lejos de la realidad. Los juzgados me notificaron cerca de una docena de querellas, por las que se abrieron diligencias, algunas de ellas incluso con celebración de juicio oral, todas presentadas por el Sr. Hernando, y todas archivadas o sobreseídas”.

Para el dirigente federal de IU, “afirmaciones de estas características carecen totalmente de rigor y evidencian un interesado desconocimiento del trabajo realizado por el Ayuntamiento de Seseña, que ni redactó ningún proyecto de construcción de viviendas en El Quiñón, ni puede adjudicar ilegalmente la construcción de las viviendas, ni mucho menos entregar las mismas a personas atendiendo a su ideología política”.

Ante la gravedad de estas acusaciones, susceptibles de ser denunciadas ante un juzgado, Fuentes exige una “rectificación pública e inmediata” por parte de Francisco Hernando.

Por otra parte, en relación a que fue durante el mandato de IU cuando se depositaron los neumáticos, Manuel Fuentes aclara que “el depósito de neumáticos instalado en Seseña comienza su actividad en el año 2000 bajo la alcaldía de José Luis Martín Jiménez (PSOE). De manera ilegal se estaban depositando neumáticos en mitad del campo, hecho que fue denunciado ante los órganos municipales por el grupo municipal de IU. En 2002 ya se produjo un primer incendio que afecto a una pequeña parte de los neumáticos, con el consiguiente despliegue de medios para sofocarlo y con la lógica alarma social. Allí estaba el alcalde socialista, presenciando las labores de extinción dentro de una instalación ilegal, con construcciones ilegales realizadas sin licencia municipal”.

El 28 de abril de 2003, poco antes de las elecciones municipales que le apartaron del gobierno municipal, ese mismo alcalde procedió a la concesión de la licencia de actividad de un depósito de neumáticos y su reciclado mediante trituración de los mismos a la empresa DISFILT, S.A. Esto se hizo previa Declaración de Impacto Ambiental y calificación de los terrenos por parte de los distintos organismos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (administración competente en la materia). Simultáneamente, tramitó y aprobó el PAU de El Quiñón presentado por el promotor Hernando para la construcción de 13.500 viviendas a una distancia de 400 metros de los neumáticos. Izquierda Unida votó en contra.

Un mes después se celebraron las elecciones municipales, que llevaron a Izquierda Unida al gobierno municipal de Seseña con la obligación de tener que controlar una actividad con la que no se estaba de acuerdo. Se comprueba al poco tiempo que por parte de la mercantil DISFILT se lleva a cabo el depósito de neumáticos, pero no se realiza al mismo ritmo su reciclado.

Tanto responsables del Ayuntamiento como del Gobierno autonómico visitan la planta y, coordinadamente, ante el temor de un posible incendio, adoptan una serie de medidas e instan al representante legal de DISFILT a que no deposite más neumáticos y proceda a su reciclaje para disminuir el volumen de residuos.

A partir de ese momento se mantiene una vigilancia parcial por parte de Policía Local y de agentes medioambientales para controlar la entrada de material. En el expediente sobre este caso constan múltiples denuncias por incumplimiento de las medidas correctoras exigidas en la licencia y en la Declaración de Impacto Ambiental.

Por parte del Ayuntamiento de Seseña se le notifica resolución -con fecha 27 de diciembre de 2005-, por la cual se le requiere para que en el plazo de dos meses se ajuste a las condiciones de la licencia concedida y proceda a la suspensión inmediata de la actividad de depósito y reciclado de neumáticos. Así mismo, se procede a la incoación de un expediente sancionador por no ajustarse a las condiciones impuestas en el acuerdo de concesión de licencia de la actividad. Se impone una multa de 150.000 euros, que fue respondida por el empresario con la interposición de un recurso contencioso-administrativo.

Por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCM), competente en la materia, se presentó denuncia ante el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Illescas por un supuesto delito contra el medio ambiente. El Juzgado de lo Penal Nº 1 de Toledo dictó sentencia el 16 de diciembre de 2008 y condenó a Victorino Villadangos, representante legal de la empresa, como autor penal y civilmente responsable de un delito contra el medio ambiente.

El 11 de mayo de 2010 tiene entrada en el Ayuntamiento de Seseña informe medioambiental, a solicitud del propio Ayuntamiento, a efectos de comprobación del cumplimiento de las condiciones de la licencia concedida. Se pone de manifiesto que persiste la actuación infractora.

A raíz del citado informe, la Alcaldía dicta un decreto que ordena la suspensión de la citada actividad y requiere al titular de la misma a que proceda a ajustar su actividad a las condiciones de la DIA en el plazo de dos meses.

Transcurrido ese plazo y ante el incumplimiento reiterado y grave de las condiciones impuestas, tras instar distintos expedientes sancionadores, la Alcaldía, en enero de 2011, dictó un decreto de inicio de expediente de revocación de la licencia para que el interesado pudiese presentar alegaciones. Al no presentarse alegaciones y justificaciones de ningún tipo, se emitió Decreto 72/2011 de 22 de febrero revocando la licencia de actividad. Instando mediante dicho decreto para que DISFILT procediera a la clausura de la actividad y, por consiguiente, a la retirada de los neumáticos almacenados.

Durante este proceso, el Ayuntamiento tiene constancia de una sentencia judicial por la que se obliga a DISFILT a desalojar la planta de neumáticos que tiene arrendada y entregue la parcela e inmuebles referenciados a los propietarios de la misma.

De esa manera, ante el incumplimiento de la empresa desahuciada de ejecutar la orden de retirar los neumáticos almacenados en el plazo conferido, estos son considerados bienes abandonados a todos los efectos. Procediendo a la ejecución subsidiaria por parte del Ayuntamiento, el 6 de abril de 2011 solicita al Juzgado disponer de los neumáticos, recibiendo oficio favorable de éste un mes después. Igualmente se obtiene la autorización por parte de los propietarios de la finca para hacer uso de la misma.

A partir de ese momento, mayo de 2011, el Ayuntamiento y la propia JCCM tienen la posibilidad de poder gestionar los neumáticos abandonados como se estime conveniente. En este punto, es necesario valorar que parte del cementerio de neumáticos pertenece al término municipal de Valdemoro y de la Comunidad de Madrid, careciendo el Ayuntamiento de Seseña de competencias y capacidad de actuar en el mismo.

Ese mismo mes se celebran nuevas elecciones municipales y autonómicas, pasando el PP a gobernar tanto el Ayuntamiento de Seseña como el Ejecutivo de Castilla-La Mancha.