Marina Albiol denuncia que “asistimos en Brasil a la consumación de un golpe de Estado perpetrado por corruptos y oligarcas”

La responsable federal de Política Internacional de IU y portavoz en el Parlamento europeo reclama al Ejecutivo español en funciones “que no reconozca al Gobierno de Temer y que retire al embajador español en Brasil hasta que no haya un ejecutivo elegido democráticamente por las y los brasileños”

Izquierda Unida, a través de su responsable federal de Política Internacional y portavoz en el Parlamento europeo, Marina Albiol, “condena la consumación del golpe de Estado en Brasil contra la presidenta Dilma Rousseff, al tiempo que muestra todo su apoyo y solidaridad al pueblo brasileño y a las fuerzas políticas que rechazan este ataque frontal contra la democracia”. De la misma forma, la dirigente federal de IU reclama al Ejecutivo español en funciones “que no reconozca al Gobierno de Temer y que retire al embajador español en Brasil hasta que no haya un ejecutivo elegido democráticamente por las y los brasileños”. 

Albiol está convencida de que la actuación coordina desde hace meses que culminó ayer en Brasil no es más que “la consumación de un golpe de Estado perpetrado por representantes políticos corruptos y oligarcas nacionales e internacionales para imponer de manera ilegítima y antidemocrática una agenda política rechazada por el pueblo brasileño en sucesivas ocasiones”.

La portavoz del grupo parlamentario de IU en la Eurocámara señala “la similitud de lo ocurrido ahora con el golpe de Estado contra el Gobierno de Fernando Lugo en 2012” y apostilla que “esto no ha sido sólo un proceso para destituir a la presidenta Rousseff, sino que han consumado un paso más en la estrategia de la oligarquía internacional para retomar el control de la región y acabar con todos los gobiernos progresistas de América Latina y con el proceso de integración regional”.

Marina Albiol denuncia con contundencia que “buscan imponer por la fuerza la vuelta a las políticas neoliberales de privatización de los recursos y usurpación de derechos de lo/as trabajadores/as en toda la región. A la actual guerra económica y a las acciones desestabilizadoras en Venezuela suman ahora este injustificable golpe de Estado en Brasil”.