Bustamante pide que Margallo explique qué datos tiene sobre la actividad de un buque de una naviera de EE.UU localizado frente a la costa de Doñana

El diputado de Izquierda Unida por Sevilla registra esta iniciativa en el Congreso tras conocer que el propio Gobierno en funciones, a través de Defensa, ha elevado una consulta formal al agregado naval norteamericano en España para recabar datos de la presencia de esta nave 

El diputado de Izquierda Unida por Sevilla, Miguel Ángel Bustamante, ha registrado hoy la petición de comparecencia del titular de Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, para que dé cuenta en la comisión correspondiente a esta cartera del Congreso “sobre la presencia de un buque oceanográfico perteneciente una naviera norteamericana frente a la costa de Doñana, a finales del pasado mes de agosto”.

Bustamante toma esta iniciativa tras conocer que la semana pasada el propio Gobierno en funciones, a través del Ministerio de Defensa y por acción directa de la Armada, elevó una consulta formal al agregado naval de la Embajada de Estados Unidos en España y al conjunto de las autoridades militares norteamericanas en nuestro país en la que solicitaba información sobre qué estaba haciendo este barco en territorio español.

El parlamentario andaluz de IU, que ejercerá las labores de portavoz de esta formación en la Comisión de Exteriores a través del Grupo Confederal de Unidos Podemos, considera “contradictorias e incompletas” las explicaciones dadas hasta ahora por el Ejecutivo español a través del delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz.

Recuerda que “no es de recibo que el delegado del Gobierno diga por un lado que oficialmente era ‘conocida’ la actividad de este buque y, por otro, desde Defensa demanden información a las autoridades norteamericanas de cuál era esa actividad concreta y cuánto tiempo iban a emplear en ella”.

Miguel Ángel Bustamante, a falta de que comparezca el ministro o de que el Gobierno amplíe la información facilitada hasta ahora sobre el caso, tacha de “grave” que “un barco de una naviera extranjera campe por sus respetos por territorio andaluz en este caso, aunque hubiera dado lo mismo en qué zona del Estado se hubiera producido, sin ninguna autorización previa para avalar la actividad que llevaba a cabo y tener pleno conocimiento del alcance de ésta”.

“No me imagino -afirma el diputado con ironía- a ningún barco andaluz navegando a sus anchas por ningún estuario de la costa Este u Oeste de Estados Unidos, sin autorización, sin haber dado cumplida información a las autoridades competentes de lo que hacía allí y por cuánto tiempo se iba a quedar en esas aguas”.