IU traslada su “apoyo y solidaridad” a las movilizaciones de trabajadores del sector de los contact center en lucha por sus condiciones laborales

La responsable federal de Estrategias para el Conflicto, Sira Rego, advierte de que “este conflicto tiene una dimensión política evidente que trasciende a su complejidad interna al afectar especialmente a mujeres y jóvenes, dos de los colectivos que sufren una mayor precariedad laboral común en este sector”

Izquierda Unida, a través de su responsable federal de Estrategias para el Conflicto, Sira Rego, traslada “todo el apoyo y solidaridad” a lo/as trabajadores/as del sector de los Contact Center, movilizados frente a la patronal del sector ACE, perteneciente a la CEOE, para conseguir mejoras en las condiciones laborales leoninas que soportan en estos momentos.

Rego advierte de que “este conflicto tiene una dimensión política evidente que trasciende a su complejidad interna. Los más de 80.000 trabajadores/as a los que afecta sufren una precariedad en sus contratos que ejemplifica a la perfección la que existe en el modelo laboral de nuestro país. Además, incide especialmente en las mujeres y en los/as jóvenes contratados, dos de los colectivos más vulnerables a la hora de soportar la falta de derechos laborales a los que ha conducido las reformas impuestas en los últimos años”.

La dirigente federal de Izquierda Unida llama a “nuestro/as militantes y simpatizantes a respaldar de forma activa los paros parciales convocados para mañana, día 29. En el caso de que la patronal siga negándose a abrir una negociación real y efectiva, trasladaremos este mismo apoyo incondicional a la huelga general de 24 horas prevista para el día 6 del próximo mes de octubre”.

Sira Rego reconoce también “la indignación que nos provoca observar la forma en que las distintas administraciones abordan sus respuestas a este conflicto que encierra unas reivindicaciones absolutamente justas. Resulta irónico que a nivel oficial se considere un ‘servicio esencial’ la actividad de los contact center a la hora de regular el derecho de huelga, cuando la mayoría de sus trabajadores/as a duras penas superan los 650 euros mensuales de media, y eso si pueden tener un contrato a jornada completa”. 

“Tanto desde la dirección federal de IU -apunta su responsable de Estrategias para el Conflicto- como desde nuestras distintas federaciones estaremos muy atentos, junto a los representantes sociales de los/as trabajadores/as, para ver cómo desde el Gobierno estatal en funciones y desde las administraciones autonómicas competentes se regulan los servicios mínimos, para que no se den abusos y se intentes recortar los derechos de la ciudadanía.