IU pregunta al Gobierno por la situación legal del ex coronel argentino Rodolfo Wagner investigado en su país por homicidios, secuestros y torturas

Garzón culmina un trabajo conjunto de la Secretaría de Memoria Democrática, que coordina López Barceló, y lo/as diputado/as de IU sobre este presunto criminal para que el Ejecutivo del PP dé cuenta, entre otras cuestiones, de si “¿ha considerado la posibilidad de anularle su permiso de residencia e incoar el correspondiente expediente de expulsión?”

Izquierda Unida, a partir de un trabajo coordinado entre su Secretaría de Memoria Democrática, cuya responsable federal es Esther López Barceló, y su grupo de diputados/as en el Congreso, con Alberto Garzón a la cabeza, ha registrado una batería de preguntas parlamentarias para que el Gobierno de Mariano Rajoy explique qué datos tiene de Jorge Pedro Rodolfo Wagner. Este coronel retirado del Ejército argentino vive cómodamente en Madrid después de que la Audiencia Nacional decidiera el pasado año no extraditarle, pese a que está siendo investigado por la justicia argentina por 48 presuntos delitos, cometidos sobre 27 víctimas, algunas de ellas aún desaparecidas, entre ellos homicidios, secuestros y torturas. 

Entre las cuestiones planteadas en la iniciativa registrada en la Cámara Baja que firma Garzón está conocer “¿Desde cuándo conocía el Gobierno la presencia en España de este presunto criminal?”, “¿qué situación migratoria es la que tiene, en la actualidad, este militar investigado en Argentina?”, “¿cuándo se le concedió el permiso de residencia?” y si “¿se realizó algún tipo de control de antecedentes o requisitorias internacionales?”

Wagner llegó a ser detenido el 9 de marzo del año pasado por la Policía española en respuesta a una reclamación pendiente del Juzgado Federal de Mendoza número 1, que dirige el juez Walter Bento. Tras permanecer apenas unas horas en un calabozo del complejo policial de Canillas, en Madrid, fue puesto a disposición de la Audiencia Nacional y en menos de un día quedó en libertad.

Garzón recuerda en su iniciativa que, posteriormente, “la Audiencia Nacional, a través de su Sección Tercera de la Sala de lo Penal, y siendo ponente Doña Ángeles Barreiro, decidió denegar la extradición de Rodolfo Wagner solicitada por los tribunales de Argentina (…) La Sala de lo Penal ha establecido que, como los hechos abarcarían hasta el año 1983, los mismos estarían prescritos por haber transcurrido más de 20 años”.

El coordinador federal y portavoz parlamentario de IU interroga también al Ejecutivo del PP sobre si “¿al solicitar el reclamado su permiso de residencia puso o no en conocimiento de las autoridades españoles la existencia del procedimiento penal en Argentina por el cual ahora se ha denegado la extradición?” y si, en caso de no haberlo hecho, “¿ha considerado el Gobierno la posibilidad de anularle su permiso de residencia y proceder a incoar el correspondiente expediente de expulsión?”

En la misma línea, Garzón pregunta también si “¿ha estudiado el Gobierno qué medidas administrativas puede adoptar para que el militar investigado en Argentina abandone el territorio nacional o va a mantenerle su actual situación migratoria?”

Esther López Barceló señala como responsable de Memoria Democrática de IU que “asistimos así a otro episodio más, y ya hemos perdido la cuenta de los que van, de un Gobierno que se pone de perfil ante importantes temas que tienen que ver con el respeto a los derechos y libertades de toda la ciudadanía”.

“Además -completa su valoración la dirigente federal de IU- rechazamos totalmente la hipocresía política que despliega el Ejecutivo de Mariano Rajoy al parapetarse tras las medidas judiciales que se adoptan, eso sí, cuando son de su conveniencia, como cortina de humo para tapar su falta de interés para ayudar a una resolución favorable para las víctimas en todos estos asuntos”.

López Barceló expone que “cuando se habla cada vez más y no es difícil de constatar del auge del peligro del neofascismo y la extrema derecha a nivel mundial, la tibieza en la actuación gubernamental sobre cuestiones de esta naturaleza no supone, sin duda, la mejor de las respuestas que se puede dar tanto a nivel nacional como internacional”.