Garzón y Albiol presentan la campaña ‘Ni Trump ni tropas’ para exigir la marcha de EE.UU de las bases e impedir las torturas y las armas nucleares en suelo español

El coordinador federal preguntará por ello en la sesión de control al Gobierno del miércoles en el Congreso, mientras la eurodiputada y responsable de Relaciones Internacionales de IU asegura que tanto el Ejecutivo español como las instituciones europeas deben dar una “respuesta contundente” a estas cuestiones frente a la “complacencia y subordinación” que practican

Izquierda Unida ha lanzado hoy una campaña con el contundente lema ‘Ni Trump ni tropas’ para pedir el fin de la presencia de los soldados y del material de guerra de Estados Unidos en las bases militares de Rota y Morón. IU considera fundamental esta actuación política, mucho más después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, avalara desde su cargo las violaciones de los derechos humanos, especialmente con su defensa de la tortura como elemento normalizado en los interrogatorios, lo que podría producirse también en el suelo español donde se ubican estas bases.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, junto a la eurodiputada y responsable federal de Relaciones Internacionales, Marina Albiol, han sido los/as encargados de detallar el alcance de esta acción en una rueda de prensa ofrecida esta mañana en la sede de la formación. Durante la misma y en el marco de esta campaña, Garzón anunció que el próximo miércoles, dentro de la sesión de control al Gobierno, preguntará a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre qué tipo de relaciones internacionales pretende tener el Ejecutivo con Trump. Destacará, sobre todo, lo que afecta a la defensa de los derechos humanos por parte del Estado español y a las garantías para que no haya armamento nuclear en nuestro territorio, algo sobre lo que reconoció su “seria preocupación”.

Para Garzón, no es de recibo que Trump hable ya de torturas como “práctica legal” del Ejército norteamericano. Coincidió con Albiol en señalar que, no ya sólo como defensores de la democracia y de los derechos humanos en el mundo, sino por el hecho de que en España hay dos bases militares, hay que estar vigilantes para que las amenazas del presidente de EE.UU no se materialicen “con la complacencia y la subordinación” del Gobierno de Mariano Rajoy.

Marina Albiol consideró que debe darse una “respuesta contundente” a estas cuestiones tanto desde el Ejecutivo español como por parte de las instituciones europeas, y en esa línea va la campaña que lanza hoy IU.

Destacó también que las intenciones de Trump “chocan frontalmente” con los derechos humanos y no deben ser respondidas con la “hipocresía” de la que hasta ahora ha hecho gala la Unión Europea (UE). Recordó, en este sentido, cómo la política migratoria europea se basa en las deportaciones y en la negación de vías legales de entrada, en los centros de internamiento dentro de los Estados y en los campos de refugiados para mantenerlos alejados en Turquía o, más recientemente, en Libia. Por todo ello, sentenció que “no se pueden utilizar las medidas de Trump para tapar las vergüenzas de Europa”.

La portavoz en Bruselas y responsable de Relaciones Internacionales de IU señaló que “ahora todo es mucho peor” con Trump, pero que si los partidos conservadores y socialdemócratas europeos “no se hubieran callado en su momento durante tanto tiempo” con, por ejemplo, los vuelos de la CIA de Obama o sus deportaciones masivas de inmigrantes, o cuando se comenzó a construir el muro en la frontera con México y se mantuvo la cárcel de Guantánamo, “quizá no estaríamos en esta situación”.

Puso un reciente ejemplo de la semana pasada, cuando ‘populares’ y socialistas tumbaron para no incluir en el orden del día del Pleno del Parlamento Europeo que se celebra esta semana en Estrasburgo la propuesta redactada por ella misma y defendida por el grupo de IU para que en la UE se debata sobre el tema de los derechos humanos y su vulneración por la nueva Administración Trump. “Sus declaraciones contundentes del comienzo sobre Trump se han quedado en nada”, lamentó.  

Albiol recordó que el acuerdo de las bases de Estados Unidos en España data de 1953 y las ventajas para operar de los militares de ese país han ido creciendo con los convenios posteriores, como en 1988 con Felipe González, en 2002 con José María Aznar para permitir la actuación de los servicios de inteligencia de EE.UU en nuestro suelo o en 2012 para que pueda haber cuatro destructores para que opere el denominado escudo antimisiles.

Para la dirigente federal de Izquierda Unida, frente al poder de actuación que pretende darles ahora Donald Trump, “nuestro país tiene que recuperar su dignidad, y la defensa de los valores democráticos y de paz para decirles ¡márchense!”.