IU felicita "al colectivo de investigadores predoctorales por la obligada rectificación del Gobierno tras el cambio unilateral de su contratos”

Carmen Domínguez, responsable federal de Ciencia y Universidad, señala que esta marcha atrás “es en primer lugar un indiscutible éxito de los afectados y su decidida movilización, y también de los sindicatos y de formaciones como Izquierda Unida que, además de denunciar el caso, registró iniciativas concretas en el Congreso para tratar de solucionar un problema cuya existencia el Gobierno del PP se negaba hasta a reconocer”

Izquierda Unida, a través de su responsable federal de Ciencia y Universidad, Carmen Domínguez, “felicita al colectivo de investigadores predoctorales por la rectificación que se ha visto obligado a hacer el Gobierno de Mariano Rajoy tras el cambio que impuso hace meses a sus contratos sin su conocimiento, con el lógico malestar y la preocupación entre los afectados”.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social comunica ahora que procederá a restituir el código previo (401) en lugar del 420 en el que había encuadrado los contratos de estos investigadores, con la correspondiente pérdida de derechos laborales y sociales a día de hoy y en el futuro. Domínguez apunta que “aunque desde el Gobierno del PP se cuidan bien en admitirlo y sólo reconocen que esta marcha atrás se debe al diálogo con la Conferencia de Rectores Universitarios (CRUE), en realidad esta clara rectificación es un indiscutible éxito, en primer lugar, de los propios afectados y su decidida movilización para concienciar a la sociedad de lo oportuno de sus demandas”.

“También lo es -detalla- de los sindicatos, como CC.OO, y de formaciones como Izquierda Unida que, además de denunciar el caso, registró iniciativas concretas en el Congreso para tratar de solucionar por la vía parlamentaria un problema cuya existencia el Gobierno del PP se negaba hasta a reconocer”.

La responsable de Ciencia y Universidad apunta que “desde Izquierda Unida destacamos la importancia que la movilización de colectivos como el de los jóvenes investigadores y la presión social tienen de cara a la defensa de los derechos vulnerados”.

Recuerda, además, que “la temporalidad en el empleo de los trabajadores científicos, lo mismo que en otros ámbitos, no se resolverá sólo con la rectificación de los errores y las negligencias administrativas cometidas en este caso. Creemos que esta falta de estabilidad es un grave problema para consolidar la investigación como motor del desarrollo del país”.

Carmen Domínguez expone que “para Izquierda Unida la alternativa pasa por un Pacto por la Ciencia que apueste por un decidido impulso a la investigación, el desarrollo y la innovación como prioridad y no como una especia de lujo prescindible, que es como lo trata el Gobierno del PP desde hace años”.

“Además -apostilla-, exigimos acabar con los bajos salarios, la precariedad laboral y la escasez de recursos en un sector llamado a ser un pilar en el modelo económico alternativo basado en el conocimiento, recogiendo así una preocupación social de primer orden”.