Comunicado sobre el referéndum constitucional en Turquía del 16/04/2017

IU se solidariza con las diferentes organizaciones sociales y políticas que hacen campaña por el ‘NO’ en el referéndum constitucional de Turquía

El próximo domingo 16 de abril se celebra en Turquía un referéndum para aprobar 18 reformas constitucionales que nos preocupan enormemente, pues consagrarían el carácter autocrático de la República de Turquía. De aprobarse estas reformas, el Presidente se convertiría en Jefe de Estado y Jefe de Gobierno a la misma vez, nombrando a dedo al Gobierno del país y teniendo también capacidad para elegir a los jueces que componen el Tribunal Supremo. Tendría poder para vetar las leyes emanadas del Parlamento y además, el Presidente se arrogaría la posibilidad de convocar elecciones y decretar y extender el Estado de emergencia, que hoy sigue activo y que ha permitido el brutal ataque contra la izquierda, los medios de comunicación y los movimientos sociales kurdos y turcos que hemos presenciado en los últimos meses. 

El Gobierno de Erdogan sigue en una senda caracterizada por la represión interna y la agresión militar tanto en su propio territorio, contra las zonas de mayoría kurda, como en la vecina Siria, y con este referéndum pretende consolidar un poder absoluto que le permita seguir actuando de esta forma. Es importante analizar la situación en la región de Bakur (la zona de mayoría kurda de Turquía), en la que el ejército turco mantiene una campaña abierta para acabar con cualquier movimiento político kurdo que ha llevado a detenciones en inhabilitaciones de cargos públicos, toques de queda en multitud de localidades, y operaciones militares contra la propia población. Desde el golpe de estado del 15 de julio de 2016, se ha purgado a más de 49.300 funcionarios y funcionarias acusados de deslealtad, incluyendo a 15.200 profesores y profesoras, 7.800 policías, 2.800 militares, 2.700 jueces y juezas. Muchas de estas personas también han sido detenidas. También se han cerrado cuatro agencias de noticias, 15 revistas, 16 canales de televisión, 22 emisoras de radio, 28 editoriales y 45 periódicos, y actualmente hay más de ochenta periodistas encarcelados. Esto demuestra una deriva autoritaria y de recorte de libertades que cristaliza en un referéndum con el que pretende transformar la naturaleza de la propia Turquía y que esta República Parlamentaria pase a convertirse, de hecho y de derecho, en un Estado donde todo el poder se aglutina en torno a la figura del Presidente.  

Es importante recordar que Turquía es un Estado miembro de la OTAN y un candidato a entrar en la Unión Europea. Además, ha firmado con la UE un acuerdo en materia migratoria, que conocemos como Acuerdo de la Vergüenza, una alianza criminal entre la autocracia turca y la Europa Fortaleza que se ha traducido en un silencio vergonzoso y cómplice de las instituciones y autoridades europeas. En cualquier caso, en Turquía hay más de 3 millones de personas demandantes de asilo en Turquía, y tanto esta situación como los acuerdos en materia política y militar nos hacen responsables de la situación en este país. 

A lo largo de la campaña se han sucedido los ataques a quienes defienden el No. El propio presidente ha acusado al conjunto de la campaña del No a estar financiada por terroristas y compartir sus mismos objetivos y numerosos periodistas han afirmado haber recibidos amenazas más o menos veladas de las autoridades si informaran sobre la campaña del No. Tanto militantes del AKP, el partido gobernante, como la policía, han protagonizado diferentes episodios de violencia contra activistas de la campaña del No. También han sido detenidos líderes políticos de la izquierda kurda y turca a lo largo de la campaña y se ha prohibido realizar diferentes actos de campaña.

Por todo esto, desde Izquierda Unida nos solidarizamos con las diferentes organizaciones sociales y políticas que hacen campaña por el ‘NO’, entre los que se encuentran la mayoría de sindicatos y organizaciones feministas del país, además de partidos como el Partido de la Libertad y la Solidaridad, el Partido Comunista de Turquía, o el Partido Democrático de los Pueblos, cuyos co-líderes Selahattin Demirtas y Figen Yüksekdag, continúan encarcelados, junto a once diputados y diputadas más de esta formación. Entendemos que en este referéndum es el debate entre dos modelos entre los que se debate el futuro de Turquía, con la que mantenemos estrechos vínculos, pero también el futuro de una región asolada por las guerras y la violencia en la que Turquía juega un papel fundamental como Estado miembro de la OTAN pero también con estrechas relaciones con las monarquías absolutas de la Península Arábiga. Frente al poder absoluto de Erdogan, el voto por el No en este referéndum será un voto por la paz y por la democracia.