IU pondrá en conocimiento de la Fiscalía el acto secreto de inhumación y homenaje en Melilla del general golpista Sanjurjo con presencia de altos cargos del PP y mandos militares

La responsable federal de Memoria Democrática de IU,  Esther López Barceló, valora que esta actuación “vulneraría la Ley de Memoria Histórica, que prohíbe los actos de exaltación del golpe de Estado y la represión franquista, y Sanjurjo fue doblemente golpista y uno de los más destacados inspiradores de la asonada militar de 1936”

Félix Alonso, diputado catalán de IU encuadrado en la confluencia de En Comú Podem, registra una batería de preguntas al Gobierno del PP entre las que están si “¿ha sufragado de alguna manera el Estado los costes derivados de la exhumación de Pamplona, traslado de los restos e inhumación en Melilla?” y sobre “¿qué medidas está tomando el Gobierno para aplicar la legislación vigente en materia de Memoria Histórica en el marco de las Fuerzas Armadas españolas?”

Izquierda Unida, a través de su responsable federal de Memoria Democrática, Esther López Barceló, pondrá en conocimiento de la Fiscalía el acto secreto de homenaje, coincidiendo con el cambio de ubicación de los restos mortales del general golpista José Sanjurjo (1872-1936), celebrado el pasado 23 de marzo en Melilla, al que habrían acudido altos cargos políticos y del Ejército, y que se ha conocido sólo gracias a las informaciones aparecidas en los medios de comunicación. 

Entre los asistentes a esta ceremonia por la inhumación de Sanjurjo en el panteón militar del Pabellón de Héroes Regulares del cementerio de Melilla, con reconocimiento oficial pese al secretismo impuesto, se encontrarían el presidente de la Ciudad Autónoma melillense y senador del PP, Juan José Imbroda, así como el comandante general, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu. Los restos mortales del militar golpista fueron exhumados del Mausoleo franquista de Los Caídos de Pamplona el pasado 16 de noviembre, junto a otros participantes del golpe de Estado de 1936.

Para Barceló, esta actuación “vulneraría la Ley de Memoria Histórica -Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura-, que prohíbe los actos de exaltación del golpe de Estado y la represión franquista, y Sanjurjo fue uno de los más destacados golpistas inspiradores de la asonada militar hasta su muerte en un extraño accidente aéreo”.

Para la dirigente de IU, “los altos mandos militares y dirigentes políticos presentes en esta inhumación, para la que según distintas informaciones se habrían cursado invitaciones muy limitadas a destacadas personalidades de la sociedad civil y militar melillense a fin de garantizar el secretismo en el que se realizó, habrían vulnerado con su participación en el acto esta misma ley de Memoria Histórica”.

Además, López Barceló considera que “los restos mortales de Sanjurjo, un polémico militar doblemente golpista, que ya se alzó contra la República en 1932 en la fallida ‘Sanjurjada’, deberían ser retirados de este panteón militar, un espacio público utilizado explícitamente para reconocer la carrera de los mandos militares que lo ocupan. Deberían ser entregados a su familia, como se ha hecho ya en otros casos similares, para que sean esta la que se encargue de forma particular de la inhumación definitiva”.

La responsable de IU de Memoria Democrática no entiende, además, cómo “al menos hasta salir a la luz pública estos hechos, los datos de Sanjurjo no aparecían en el registro oficial ni podía accederse a este Panteón de Héroes Regulares, que sólo puede ser observado desde el exterior. Además, sus restos mortales habrían llegado a Melilla en helicóptero, sin que se sepa hasta ahora de forma oficial quién se ha encargado de este traslado y se habría utilizado dinero público para ello”.

Además de esta actuación política de Izquierda Unida, el diputado de su federación catalana de Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) encuadrado en la confluencia de En Comú Podem, Félix Alonso, ha registrado hoy una pregunta escrita dirigida al Gobierno sobre estos mismo hechos. Entre otras cuestiones, reclama que el Ejecutivo del PP que confirme si “el actual comandante general de Melilla, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, acompañado por una pequeña comisión, asistió al entierro del general golpista”.

Alonso, secretario segundo de la Comisión de Defensa, plantea también si este mando militar “¿pidió autorización al Gobierno para asistir al homenaje del general golpista?” y si “en caso de respuesta afirmativa, ¿quién autorizó su presencia? En caso de respuesta negativa, ¿tiene intención el Gobierno de expedientar o sancionar al comandante general?”

El parlamentario catalán interroga también sobre si “¿considera el Gobierno digno de que sea honrado un militar entre cuyos méritos figuran dos golpes de Estado, uno de ellos fallido y el otro origen de una de las épocas más tristes y trágicas de nuestra historia?”      

En la misma línea, Félix Alonso quiere que el Ejecutivo del PP aclare si “¿ha sufragado de alguna manera el Estado los costes derivados de la exhumación de Pamplona, traslado de los restos e inhumación en Melilla del general golpista Sanjurjo?” y sobre “¿qué medidas está tomando el Gobierno para aplicar la legislación vigente en materia de Memoria Histórica en el marco de las Fuerzas Armadas españolas?”