Bustamante concreta en el Congreso en nombre de IU las demandas de los vecinos del corredor del valle del Guadalquivir para tener tren de cercanías y no ser ‘olvidados’ en los Presupuestos

El diputado andaluz acompaña durante la mañana a cerca de 70 vecinos/as de diversas localidades de esta zona cordobesa desplazados a Madrid para exigir a las puertas de la Cámara Baja una partida económica para poner en marcha este servicio y registra con ellos una batería de preguntas al Gobierno sobre el tema 

El diputado andaluz de Izquierda Unida Miguel Ángel Bustamante ha acompañado durante toda la mañana a los cerca de 70 vecinos/as de diversas localidades del corredor del Valle del Guadalquivir (Córdoba), a los que acompañaban algunos alcaldes/as de la zona, como Sierra Luque, alcaldesa de Almodóvar del Río, que se han desplazado hoy a Madrid para exigir a las puertas del Congreso de los Diputados que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 recojan una partida económica para poner en marcha de un tren de cercanías en su territorio.

Bustamante, junto al diputado de Unidos Podemos por Córdoba, Manuel Monereo, y acompañados por una amplia representación de los/as vecinos, formalizó en el Registro del Congreso una batería de preguntas parlamentarias dirigida al Gobierno del PP que firman ambos parlamentarios sobre esta cuestión. La iniciativa plantea al Ejecutivo, entre otras cuestiones, si “contempla incluir este corredor en las líneas consideradas Obligaciones de Servicio Público (OSP)” y si “¿contempla la remodelación y/o construcción de estaciones que sean necesarias para poner en marcha el Cercanías del Valle del Guadalquivir cordobés?”

Las preguntas parlamentarias se completan planteando la cuestión de si “¿piensa el Gobierno invertir en nuevas líneas de cercanías en la misma medida que lo hace con la Alta velocidad?”, una reclamación que Izquierda Unida viene realizando desde hace años.

En declaraciones a los medios, Bustamante detalló también que IU impulsó en el seno de Unidos Podemos el registro de una enmienda a los tardíos PGE para este año para “acabar con el ‘olvido’ permanente que el Gobierno de Rajoy mantiene con toda esta zona, además de con el conjunto de Andalucía”, unas cuentas públicas que son marcadamente “antisociales” y, en el caso andaluz, con unos recortes añadidos cercanos al 36,5 %.

Miguel Ángel Bustamante sentenció que “para la provincia de Córdoba, ni siquiera hay inversión”, al tiempo que hizo un llamamiento para acometer un cambio económico radical que incluya una “decidida apuesta” por el ferrocarril como “eje de conexión” entre los municipios y para evitar el “despoblamiento rural, que cada vez supone una mayor amenaza”.

Francisco Sánchez, portavoz de IU en la Diputación de Córdoba, expuso que las reivindicaciones de mejores comunicaciones por parte de los/as habitantes del corredor del Guadalquivir cordobés comenzaron hace cerca de dos décadas. Coincidió con Bustamante en que “se debe apostar por el mundo rural y por la vertebración del territorio de las comarcas del Guadalquivir especialmente, ya que lo contrario agravará los ya importantes problemas de incomunicación en varios pueblos” y, de hacerlo, “acarreará un importante beneficio económico”.

Sánchez detalló que frente a otros muchos territorios que disfrutan de Cercanías con mucha menor población y flujo de viajeros, si este medio de transporte se lleva al corredor del Valle del Guadalquivir podría ser utilizado por cerca de 1,5 millones de personas al año, según los estudios que manejan.

Para terminar, Sierra Luque, como alcaldesa de uno de los principales municipios afectados por estas importantes carencias en el transporte, apostilló que contar con Cercanías sería “fundamental para el desarrollo económico del corredor”, lo que incluye dar servicio también al campus universitario de Rabanales, con cerca de 800.000 potenciales usuarios.

Tras el contacto con los medios de comunicación, una delegación de los vecinos/as desplazados a Madrid mantuvo en dependencias parlamentarias una reunión con diputados/as de diversos grupos parlamentarios, además de Unidos Podemos, pertenecientes a la Comisión de Fomento para trasladarles sus demandas.