Los representantes de IU en la Federación Española de Municipios y Provincias exigen a Abel Caballero que convoque una Asamblea Extraordinaria

Izquierda Unida pone en marcha esta iniciativa para buscar soluciones ante “una situación de falta de compromisos por parte del Gobierno del PP, así como ante la falta de consecución de los objetivos marcados al inicio de la legislatura municipal por el presidente de la FEMP”

Izquierda Unida, a través de sus alcaldes representados en el Consejo Territorial de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), han propuesto al presidente de esta institución, Abel Caballero, que “convoque una Asamblea Extraordinaria para que el conjunto de alcaldes/as, así como los/as presidentes/as de las diputaciones provinciales puedan valorar la falta de consecución de objetivos, entre ellos la reforma de la Constitución, la derogación de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (LRSAL) o una nueva financiación local de los ayuntamientos”.  

Los encargados de IU de realizar esta propuesta durante la última reunión del Consejo Territorial de la FEMP han sido sus representantes en el mismo Juan Bermúdez Escámez, alcalde de Conil de la Frontera (Cádiz), y Alberto Tirador Martínez, alcalde de Illas (Asturias). También asistieron al encuentro por esta misma formación Aníbal Vázquez, alcalde de Mieres (Asturias) y vicepresidente segundo de la FEMP, así como Pedro del Cura, alcalde de Rivas Vaciamadrid.

Izquierda Unida considera que estamos “ante una situación de falta de compromisos por parte del Gobierno del PP, así como ante la falta de consecución de los objetivos marcados al inicio de la legislatura municipal por el presidente de la FEMP, el socialista Abel Caballero”.

Los representantes municipales de IU sostienen que esta Asamblea Extraordinaria “debería servir, además, para que los ayuntamientos muestren su disconformidad con las medidas de austeridad impuestas por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que imposibilitan desde la prestación de servicios públicos, a la realización de políticas sociales o la tan necesaria creación de empleo”.

“Son objetivos todos ellos demandados por una ciudadanía que no entiende cómo mientras existen recursos suficientes para ello, no se permite a los ayuntamientos ponerlos en práctica”, apostillan.

El hecho de que el Gobierno del Partido Popular se siga negando a satisfacer las demandas de los ayuntamientos ha quedado constatado tanto en esta última reunión del Consejo Territorial de la FEMP, como en la reunión de la Comisión Nacional de Administración Local (CNAL) celebrada el pasado lunes, día  26.

Desde las alcaldías de Izquierda Unida se insiste en que la Asamblea Extraordinaria que ahora se exige “debe servir como muestra tajante de todos los alcaldes y alcaldesas que se posicionan claramente en contra de las políticas impuestas por el ministro Montoro, que tanto daño está provocando a la autonomía municipal”.

En el Consejo Territorial “se ha puesto de manifiesto cómo alcaldes y alcaldesas del PP se han posicionado en contra de las medidas de tutela y de asfixia económica al que está sometiendo su propio partido a los ayuntamientos de este país”.

“Esta asamblea -valora Izquierda Unida- debe servir para confrontar con un Gobierno que, no olvidemos, se encuentra en minoría parlamentaria, haciendo posible y necesario que en el caso de que no se logren sustanciar en poco tiempo las demandas municipales, se pueda alcanzar un acuerdo entre partidos para forzar al Ejecutivo de Mariano Rajoy a atender y flexibilizar dichas demandas hechas desde todos los ayuntamientos, independientemente de su color político”.

Desde hace varios años la FEMP viene solicitando diferentes cuestiones para solventar las dificultades de gestión de los recursos municipales, que están contribuyendo a la pérdida de la autonomía municipal tal y como recoge la Constitución.  A pesar de que las entidades locales  son la única administración que cumplió en 2016 con las tres patas de la senda de estabilidad -la regla de gasto, el déficit y la deuda- y la que contribuye de manera notable a que se cumpla el austericidio marcado desde Europa, somos la única administración que sigue con restricciones y que está tutelada por la Administración Central.

Hasta el momento, en el ecuador de la legislatura municipal, no se ha obtenido del Gobierno de Rajoy nada más que meras intenciones y promesas que se alargan en el tiempo, y no dan soluciones a los problemas de los ayuntamientos. Entre otras muchas se encuentran las relacionadas con el uso del superávit, el cambio en la regla de cálculo del techo de gasto y la recuperación de empleo público. Todas ellas son de especial relevancia para el conjunto de los ayuntamientos y se han puesto de manifiesto en las distintas reuniones mantenidas entre la directiva de la FEMP y los miembros del Gobierno, con Cristóbal Montoro a la cabeza.